Escúchenos en línea

Complejo legado liberacionista dejó mal a Costa Rica, presidente

San José. PL. | 25 de Mayo de 2014 a las 13:21

Los dos gobiernos consecutivos del Partido Liberación Nacional, de Oscar Arias y Laura Chinchilla (2006-2014), desaprovecharon las ventajas de Costa Rica y más bien dejaron un país cubierto de malezas, opinó el domingo el presidente Luis Guillermo Solís.

Me dejaron una finca encharralada. Una buena finca, pero encharralada. No por este último gobierno sino por los últimos 30 años de políticas públicas que no llegaron donde tenían que llegar, declaró en entrevista publicada este domingo por el diario La Nación, en su versión digital.

Aludió a la situación en el Ministerio de Educación Pública, así como los atrasos salariales que mantienen a los docentes en huelga desde el 5 de mayo y provocaron las primeras marchas nacionales contra su gestión de apenas 17 días.

A su juicio ese problema puede acabar, porque el dinero para los reembolsos existe, los maestros están organizados y los estudiantes dispuestos a ir a clases.

Ahora pareciera inmanejable la situación por una combinación de factores internos, tecnológicos y políticos, porque hay intereses que inciden sobre el tema, opinó.

Ratificó que este lunes pagarán todos los atrasos hasta el mes de abril.

"Voy a constatar eso y a partir de ahí resuelvo, porque así como me casé con el movimiento antes de ser presidente, también tengo la obligación de hacer cumplir la ley", subrayó.

Espero que la gran lucidez que caracteriza a la mayor parte del movimiento sindical y a otros gremios se imponga ante la insensatez de muy pocos dirigentes que lo que quieren es hacer problemas, reflexionó.

Con respecto a la ejecución de la Ruta 1856 Juan Rafael Mora Porras, objetivo central de su primera gira como gobernante, consideró que esta es una obra de importancia estratégica, no por razones de defensa, sino por razones de desarrollo económico y social de Costa Rica.

Aseguró que conoce hace 25 años esa zona, a la cual consideró excluida y postergada, olvidada y sumida en la pobreza, llena de disfunciones de todo tipo: delincuencia, robo, crimen organizado, contrabando.

La trocha -como se le llama coloquialmente a esa carretera rural- sirve para resolver muchos de esos problemas, la trocha y sus sistemas de acceso, porque ella sola no sirve para nada, enfatizó el catedrático.

Manifestó su confianza en que esa obra constructiva será concluida durante su administración (2014-2018) y prometió hacer lo posible por lograrlo.

"Si no lo hacemos ahora, no lo vamos a hacer nunca", sentenció y precisó que en el estado en que están muchos pedazos de esa vía paralela al nicaragüense Río San Juan, con dos años de desatención, su terminación quizás cueste el doble de lo invertido desde diciembre de 2010.


Descarga la aplicación

en google play en google play