Escúchenos en línea

Nuevo intento de rescate en mina hondureña

Tegucigalpa. PL. | 6 de Julio de 2014 a las 16:19

Un equipo de socorristas reinició el domingo las labores de rescate de los ocho trabajadores atrapados por un derrumbe en una mina hondureña aunque dejaron claro que se reducen las posibilidades de encontrarlos vivos.

El grupo que retomó las labores está integrado por cinco bomberos hondureños y dos socorristas guatemaltecos y lo apoyan 15 mineros locales con medios para garantizar el descenso hasta donde se encuentran las víctimas del accidente.

Los rescatistas bajaron con madera y otros soportes para protegerse de los frecuentes desprendimientos de roca y barro que han estado ocurriendo en la mina artesanal carente de los más mínimos requerimientos de seguridad.

Las acciones de los expertos son observadas a distancia por esperanzados familiares y compañeros de los mineros soterrados que, según adelantó el geólogo Aníbal Godoy, "no tienen posibilidad de encontrarse con vida".

Si este intento no funciona habrá que declararlos muertos porque es difícil que el cuerpo humano resista tanto tiempo bajo la tierra sin oxígeno, alimento y agua, comentó el jefe de la Comisión Permanente de Contingencias, Moisés Alvarado.

Bayron Maradiaga, uno de los tres mineros rescatados el viernes, reveló que al ocurrir el derrumbe quedaron separados de sus otros compañeros y los sintieron quejarse porque no soportaban el peso de las piedras y no volvieron a escucharlos.

Pero Mártires Martínez, uno de los obreros que participó en el rescate del viernes, exhortó a los socorristas y autoridades a mantener el mismo ritmo y perseverancia y aseguró que no se va de allí sin sus compañeros.

Los familiares insisten en que no se puede perder la esperanza y exigen que saquen esos cuerpos de cualquier forma aunque sea para llevarlos a un cementerio.

El accidente ocurrió hace cinco días después que los mineros detonaron dinamita, dos días después lograron rescatar a tres sobrevivientes protegidos por unas maderas y un fuerte hedor emerge ya por la boca del túnel siniestrado.

La mina de oro está a 16 kilómetros al sur de esta capital, en una zona montañosa donde hay unos 80 túneles y en ellos trabajan de manera artesanal cientos de personas de las empobrecidas comunidades rurales vecinas.


Descarga la aplicación

en google play en google play