Escúchenos en línea

Para Costa Rica, es más rentable preservar que matar tortugas

MiPunto.com. Desde San José. | 11 de Julio de 2007 a las 00:00
En el Caribe costarricense, las comunidades de Parismina y Pacuare han visto que la preservación de tortugas marinas les aporta más beneficios económicos que su sacrificio para la venta de la carne y huevos. Este programa de conservación es una iniciativa que el Servicio Nacional de Guardacostas implementa desde el 2001. Las playas cercanas son sitios de desove de la tortuga verde (Chelonia mydas) y la baula (Dermochelys coriacea). Ambas especies están bajo amenaza de extinción. En los seis años que lleva el programa, cerca de 24.000 tortugas han nacido en los viveros. Para el biólogo de la Unidad Ambiental de Guardacostas, Juan Carlos Vargas, los esfuerzos se verán reflejados en el aumento del número de hembras que alcancen la playa para desovar en unos 20 años. Los guardacostas se encargan del patrullaje en la playa, la reubicación de los huevos y cuidado de los viveros así como de la recolección de datos científicos, para lo cual el Ministerio del Ambiente y Energía (MINAE) les concedió un permiso de investigación. Poco a poco, los vecinos de la comunidad fueron involucrándose y ahora no sólo apoyan y participan en los esfuerzos de los guardacostas sino que también ejecutan un programa de voluntariado que trae beneficios a la comunidad. En Parismina, el voluntariado está dirigido a extranjeros, quienes pagan una cuota. Según datos divulgados por la prensa local, las comunidades han recibido cerca de 1.800 personas. Los beneficios son directos e indirectos. El extranjero se hospeda con familias costarricenses para conocer la cultura y compartir con los lugareños. De los 20 dólares que paga, 14 están destinados a los dueños de las pensiones y los otros 6 permiten financiar a la Asociación de Desarrollo de Parismina que colabora con los guardacostas. Con la llegada de más voluntarios, las comunidades brindarán otros servicios como restaurante y venta de artesanías, lo que a su vez generará fuentes de empleo. En este sentido, se analiza una propuesta con la municipalidad para que sea la misma comunidad la que desarrolle proyectos ecoturísticos. El programa está en un período de transición y pasará en el futuro de manos del Servicio Nacional de Guardacostas a las comunidades, que se encargarán de la protección y la recolección de datos. Los guardacostas seguirán dando apoyo en cuanto a patrullaje.

Descarga la aplicación

en google play en google play