Escúchenos en línea

Banco Mundial elogia ordenamiento territorial en Panamá

Agencia DPA. Desde ciudad Panamá. | 16 de Julio de 2007 a las 00:00
Panamá avanza en el ordenamiento territorial, un esfuerzo prioritario para acompañar al crecimiento económico, señaló hoy Frederic de Dinechin, gerente del Programa Nacional de Administración de Tierras (Pronat) del Banco Mundial. En un diálogo con dpa, de Dinechin reconoció que Panamá ha alcanzado en el 2007 un crecimiento económico único, superior al 8,0 por ciento (el más alto en Latinoamérica y el Caribe), lo que mejora la fortaleza y calificación de este país en el ámbito regional. Sin embargo, reseñó que el auge no podría mantenerse, sin que exista seguridad en la tenencia de la tierra. Aclaró que el proceso es vital para los inversionistas, quienes demandan seguridad en la inversión, y campesinos pobres, quienes dependen de la agricultura. Las actividades del Pronat se orientan al fortalecimiento del sistema jurídico sobre la tenencia de la tierra, el levantamiento catastral, la regularización y, finalmente, la titulación de las propiedades. De hecho, La programación al 2009 incluye la entrega de 98.482 títulos de propiedad, de los cuales 23.335 son urbanos y 75.147 del área rural. Para ejecutar el proceso en forma confiable, los cartógrafos del programa se apoyan en el Sistema Integrado de Catastro y Registro (Sicar), un modelo informatizado que agilizará los servicios del Estado y aumentará la transparencia, según analistas locales. De Dinechin, quien coordina en Washington el tema de tierras para Latinoamérica, dijo que debido a la importancia de la iniciativa, el Banco Mundial aprobó un préstamo de 48 millones de dólares, para la ejecución del programa hasta el 2009, incluidas las áreas rurales, predios urbanos, comarcas, suelos comunales y zonas protegidas. El esfuerzo del Pronat en Panamá es respaldado, además, por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que busca generar modelos sustentables en la región y mecanismos que coadyuven a la lucha contra la pobreza y a la solución de conflictos territoriales. "Aspiramos que todo el país, incluido su más remotos rincones, tengan seguridad, porque no conviene trabajar por hoyos. Se trata de un trabajo social muy fuerte, porque es necesario ir a cada una de las parcelas, entrevistarse con lo beneficiarios y entender que este esfuerzo forma parte de la modernización del Estado", acotó. El experto destacó que la ley de titulación masiva, aprobada y sancionada en el 2006 en Panamá, tiene un impacto social relevante, porque garantiza que el proceso catastral dirigido por el Estado "no queda en el aire" y llega hasta el Registro de la Propiedad. No obstante, de Dinechin advirtió que la mensura y el registro de terrenos es insuficiente para asegurar el desarrollo. Adujo que el esfuerzo debe ser acompañado con otras iniciativas, en las que el Banco Mundial quisiera involucrarse, como el turismo sostenible, la productividad rural y la participacíon comunitaria. Recalcó que es elemental, además, afianzar al Pronat como "bien público", para la regularización de tierras colectivas fuera de las comarcas indígenas, porque "no sirve tener un título, si no hay oportunidades" y si prospera la especulación. Asimismo, respaldó la creación de los tribunales agrarios para ventilar y resolver litigios, como se ha hecho con éxito en áreas rurales en Nicaragua, Brasil y Bolivia. De Dinechin sostuvo que "inversiones sociales y ambientalmente sostenibles no pueden ser realizadas, sin el conocimiento previo del territorio y una planificación efectiva, ya que para ordenar la casa, primero hay que saber dónde están los muebles".

Descarga la aplicación

en google play en google play