Escúchenos en línea

Fiscalía costarricense pedirá enjuiciar a acusados de tráfico ilegal de órganos

San José. Agencia PL. | 21 de Agosto de 2014 a las 11:07

La Fiscalía de Costa Rica pedirá procesar legalmente a cuatro médicos de este país y un griego, acusados de tráfico ilegal de órganos para realizar trasplantes a israelíes, informaron este jueves fuentes de esa dependencia judicial.

La investigación finalizó y llegamos a la conclusión de que tenemos suficientes elementos probatorios para solicitarle a los tribunales la apertura del juicio, declaró el fiscal general en ejercicio, Carlos María Jiménez.

Según el diario digital El País, los encartados fueron vinculados a una red dedicada a ese crimen y a la realización de 14 trasplantes de riñón a personas de origen israelí, con órganos de ciudadanos costarricenses a quienes les pagaron a cambio.

En junio de 2013 fue detenido el jefe de nefrología del estatal Hospital Calderón Guardia, de apellidos Mora Palma, por integrar el núcleo de una organización dedicada al tráfico de órganos con vínculos en Israel, recuerda la publicación.

El galeno supuestamente era el encargado de comprobar que los potenciales donantes fueran compatibles con israelíes que necesitaban un trasplante, de localizar a los extranjeros y de captar a personas de bajos recursos para tentarlos a donar por hasta 20 mil dólares a cambio, añade.

También es acusado de peculado de uso, es decir, de utilizar instalaciones de instituciones públicas con fines ilícitos, mientras sus colegas cirujanos -de apellidos Mauro Stamati, Fonseca Guzmán y Monge Monge- son sospechosos de efecutar las extracciones en dos hospitales privados de San José.

El griego, de apellidos Katsigiannis Karkasi -propietario de una pizzería en las inmediaciones del Hospital Calderón Guardia-, enfrentará cargos por ubicar a los posibles donantes.

De acuerdo con la Fiscalía, unas 14 personas pueden servir como testigos en el juicio contra los involucrados, en detrimento de los cuales acumulan varias evidencias probatorias de su culpabilidad.

Las personas que donaron sus órganos están libres de cargos ante la justicia, por cuanto estaban en situación de vulnerabilidad, precisó Jiménez.

En Costa Rica tres leyes condenan el tráfico ilegal de órganos, entre las cuales destaca la establecida contra la trata de personas, por cuanto impone de ocho a 16 años de cárcel a quien posea, transporte, venda o compre de forma ilícita órganos, tejidos o fluidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play