Escúchenos en línea

Iglesia salvadoreña critica posición de gobierno por asesinato de arzobispo

MiPunto.com. Desde San Salvador. | 20 de Julio de 2007 a las 00:00
La oficina de Tutela Legal del arzobispado de San Salvador cuestionó este viernes la decisión del gobierno de "no aceptar responsabilidad" en el caso del asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero, cometido por escuadrones de la muerte en 1980. "Como Tutela Legal debemos lamentar y rechazar la posición del Estado", declaró a la AFP el abogado de Tutela Legal, David Morales, en una primera reacción a un comunicado oficial emitido el jueves. El viceministro de Seguridad Pública y Justicia salvadoreño, Astor Escalante, aseguró el jueves desde Washington que el gobierno no asumirá ninguna responsabilidad en el caso, pero "honrará" la misión pastoral de Romero para coadyuvar a su beatificación. Para Morales, "lo grave, es que se pretende en nombre del apoyo a la canonización, favorecer la impunidad de los responsables del asesinato de monseñor Romero". En las reuniones de trabajo sobre el caso de Romero que estudia la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la capital estadounidense, Tutela Legal presentó una propuesta de reparaciones que declina la parte económica. Como parte de la reparación, la Iglesia pide que "cese la idolatría y homenajes estatales" a favor del acusado "intelectual" del asesinato de Romero, el ex mayor Roberto D'Aubuisson, quien murió de cáncer en febrero de 1992. Otra de las peticiones de la Iglesia, es que se publique a nivel nacional y que se difunda en el sistema educativo nacional (en los textos de historia) el informe de la CIDH que "establece la autoría" de D'Aubuisson y su escuadrón de la muerte en el asesinato. Tutela Legal demanda además que, en nombre del Estado, el presidente Elías Antonio Saca "pida perdón" en la catedral metropolitana, tanto a la sociedad en general, a la familia Romero y a la Iglesia Católica "por su responsabilidad en la impunidad del caso".

Descarga la aplicación

en google play en google play