Escúchenos en línea

Oficinistas ticos limpian ríos y playas en su tiempo libre

MiPunto.com. Desde San José. | 20 de Julio de 2007 a las 00:00
Limpieza de playas, creación de senderos, construcción de casas para familias de escasos recursos, mantenimiento de aulas escolares son algunos de los 'trabajos' voluntarios que realizan los empleados de las cada vez más numerosas empresas dispuestas a crearse una imagen más social. Es el caso de British American Tobbaco (BAT) en Costa Rica, que ha puesto en marcha un programa de voluntariado para sus 284 empleados que no sólo cumple con objetivos de cohesión de grupo y motivación sino que también colabora con las comunidades. BAT creó "Voluntarios por Costa Rica" que recluta a su personal -cada dos meses- para realizar obras con un cariz social y ambiental. La iniciativa ha tenido buena acogida en la compañía, al punto que hay una lista de espera. Para Federico Jenkins, director de asuntos legales y corporativos de BAT, no se trata sólo de dar donaciones sino recordarle a su personal que existen otras realidades. "A veces nos encerramos en una burbuja y nos olvidamos de la sociedad en que vivimos. Por eso quisimos sacar a nuestros empleados de ese mundo corporativo", declaró a AFP. "Me parece importante que la compañía nos dé la oportunidad de participar. No sólo nos une como grupo, sino que hacemos algo bueno por el mundo. No es cualquiera el que está dispuesto a invertir, agrupar a la gente y tomarse el tiempo de hacer este aporte", comentó Mónica Chinchilla mientras recolectaba plásticos en Playa El Coco en Isla San Lucas, uno de los lugares donde realizan el voluntariado. El 80% del personal de BAT participa de estas actividades y dona su tiempo libre para asistir a ellas, la empresa financia los gastos de logística y coordina con socios estratégicos, como organizaciones no gubernamentales, que les ayudan a priorizar las necesidades de las comunidades y les brindan asesoría técnica. "Una empresa que opere como hace 20 años, en donde generar utilidades era el aspecto básico, tiene los días contados. Hay que ver el negocio desde una visión mucho más amplia, velar por el bienestar de los empleados, que la gente se sienta contenta, que vean cómo pueden colaborar con las comunidades, siempre con ese enfoque de sostenibilidad", explicó Jenkins. Para Nydia Rodríguez, directora de Asociación Terra Nostra que se dedica a promover el desarrollo sostenible, este tipo de voluntariado viene creciendo en el país. "Después de una limpieza de playas, por ejemplo, yo sé que la gente regresa diferente, cambiada, impactada", reflexionó. "No sólo es la sensación de bienestar por haber apoyado a una comunidad en particular, sino que uno regresa el lunes a la oficina y ve las cosas desde una perspectiva diferente", manifestó Jenkins. Actualmente, el esquema tradicional de filantropía se combina con estos nuevos esfuerzos. Además, se complementan con la conciencia e inversión en procesos más limpios que no sólo tienen beneficios ambientales sino que generan un ahorro en las operaciones de las compañías.

Descarga la aplicación

en google play en google play