Escúchenos en línea

Militar retirado dice que si es presidente de Guatemala, mantendrá al ejército en las calles

Agencia Reuters. Desde ciudad Guatemala. | 21 de Julio de 2007 a las 00:00
El candidato presidencial guatemalteco Otto Pérez Molina, un general retirado y ex jefe de Inteligencia, dijo a Reuters que quiere enviar más soldados a la calle para combatir el crimen que se ha salido de control. El tema de la seguridad se ha desplazado al centro de la campaña electoral del pequeño país centroamericano, plagado por violentas pandillas callejeras y traficantes de drogas que llevan cocaína desde Colombia hacia Estados Unidos. "Mientras no podamos salir de esta crisis de la inseguridad, mientras no fortalezcamos a la policía nacional civil, tenemos que utilizar el ejército en el tema de seguridad ciudadana," dijo Pérez Molina en una entrevista con Reuters el viernes. El candidato dirigió el temido departamento de Inteligencia militar de Guatemala, el G-2, durante parte de la guerra entre el gobierno y la guerrilla izquierdista entre 1960 y 1996, que dejó más de 250.000 de víctimas muertas o desaparecidos. Pérez Molina dice que los militares han mejorado su récord de derechos humanos, alguna vez considerado deplorable, y que están mejor preparados para combatir el crimen que la policía, que afirma que es corrupta. El fundador del derechista Partido Patriótico es el segundo en la preferencia de los electores, después del candidato de centro izquierda Alvaro Colom. Los guatemaltecos irán a las urnas el 9 de septiembre, con una posible segunda ronda en noviembre si ninguno logra más del 40 por ciento de los votos. Guatemala tiene una de las tasas de homicidio más altas de Latinoamérica, y el año pasado murieron en el país alrededor de 6.000 personas. Desde el año pasado, el ejército ha estado ayudando a la policía en el patrullaje de los barrios más peligrosos de la capital, pero el candidato quiere expandir el papel de los militares hasta el combate del crimen, aunque no especificó cómo lo hará. Pérez Molina acusó al gobierno del presidente Oscar Berger de permitir que escuadrones de la muerte operen dentro de las fuerzas de seguridad. En febrero, cuatro policías fueron arrestados bajo cargos de haber asesinado a tres congresistas salvadoreños y su conductor. Los policías fueron asesinados poco después en el interior de una prisión de máxima seguridad. "Guatemala es un estado capturado, capturado por el narcotráfico, por el crimen organizado, por las maras (pandillas juveniles), por la corrupción, por la impunidad y la pobreza," dijo el candidato. Pérez Molina suele referirse a sí mismo como el "general de la paz," a causa de su participación en la firma de los acuerdos de paz de 1996. Un reporte de Naciones Unidas dice que soldados en la occidental provincia de El Quiche fueron responsables de al menos tres masacres bajo el mandato de Pérez Molina a principios de la década de 1980. Pérez Molina ha dicho que apoyaría el enjuiciamiento del ex dictador Efraín Ríos Montt por cargos de genocidio en cortes guatemaltecas y españolas.

Descarga la aplicación

en google play en google play