Escúchenos en línea

Tiene miedo que lo maten el ex policía cómplice del crimen de los diputados

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Guatemala. | 25 de Julio de 2007 a las 00:00
El ex policía guatemalteco Carlos Orellana, vinculado a los asesinatos de tres diputados salvadoreños y su chófer el pasado 19 de febrero, expresó el miércoles que teme por su vida y la de su familia. Luego de presentar su declaración ante el juez Noveno de Primera Instancia Penal, Nery Medina, quien le ordenó prisión preventiva, Orellana dijo que temía por su integridad física. "Ahorita temo por mi vida y la de mi familia", sostuvo en breves declaraciones a periodistas el ex policía, e hizo referencia a lo sucedido a sus cuatro compañeros, quienes fueron asesinados el 25 de febrero en una prisión en la que fueron recluidos tras su captura como autores materiales del cuádruple crimen. Los cadáveres de los tres diputados al Parlacen Eduardo D'Aubuisson, José Ramón González y William Pichinte, así como su chófer Gerardo Napoleón Ramírez, fueron encontrados el pasado 19 de febrero en una apartada región de la carretera que de Guatemala conduce hacia El Salvador. Orellana, quien era prófugo de la justicia, fue capturado el pasado lunes en el municipio de La Libertad, del departamento norteño de Petén, fronterizo con México y Belice. Según Edwin Marroquín, uno de los fiscales que investiga el caso, Orellana junto a sus compañeros agentes Luis Arturo Herrera López, José Adolfo Gutiérrez, Marvin Langen Escobar Méndez y José Korki López Arreaga, fueron los que interceptaron la camioneta en la que se conducían los diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano. "La participación básicamente se da en el momento en que ellos interceptan el vehículo, los tienen detenidos y luego se conducen en un vehículo de la policía al lugar donde se cometió el hecho delictivo, especialmente el haber incinerado tanto la camioneta como a los ciudadanos salvadoreños", apuntó. Herrera, Gutiérrez, Lange y López fueron capturados el 22 de febrero pasado como autores materiales de los crímenes, pero tres días después fueron asesinados dentro de la prisión de "El Boquerón", en el sureste del país. El abogado Irvin Aguilar, defensor de Orellana, comentó a periodistas que va a estudiar el proceso para ver cuáles son los elementos que vinculan a su cliente con los asesinatos y también analizará las pruebas de descargo que poseen para desvincularlo del caso. Con la detención de Orellana suman siete las personas apresadas por los asesinatos de los políticos salvadoreños que conmocionaron a los dos países centroamericanos.

Descarga la aplicación

en google play en google play