Escúchenos en línea

Zelaya espeta a la SIP por empresas mediáticas que promueven la violencia

Agencia ACAN–EFE. Desde Tegucigalpa. | 26 de Julio de 2007 a las 00:00
El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, manifestó el jueves a la SIP su respeto por la libertad de prensa en el país, aunque su gobierno reclama a los medios locales el derecho de réplica y cuestiona la "promoción de la violencia". Zelaya dialogó en la Casa Presidencial con una delegación de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), encabezada por su presidente, el dominicano Rafael Molina, sobre la libertad de prensa en Honduras. "Les he relatado que sin esa libertad su servidor nunca hubiera podido ser presidente", dijo Zelaya a la prensa junto a Molina, quien horas antes había expresado "preocupación" por las "tensas" relaciones entre el gobierno hondureño y "algunos medios" locales. "Esa libertad fue un baluarte en nuestra campaña política, por lo cual yo sigo defendiéndola como uno de los principales elementos de nuestra organización democrática", expresó el mandatario hondureño, quien se declaró "respetuoso de esa libertad de prensa". Zelaya dijo que "hemos hablado ampliamente" sobre la libertad de prensa en Honduras, sin ver casos específicos, pero que planteó a la SIP "mi reclamo sobre la promoción de la violencia en el país, que es importante la autorregulación" de la prensa ante ese fenómeno. También "he expresado que nuestra función como gobierno es abrir canales (...) para que el pueblo esté más informado y para que la gente tenga más acceso al derecho de información y al derecho de réplica", dijo el gobernante hondureño. Enfatizó que "el gobierno siempre reclama el derecho de réplica cuando hay una información incorrecta, el derecho a aclarar". Zelaya suele hacer fuertes críticas a medios locales que, según él, sólo destacan lo "negativo" y no las acciones "positivas" de su gobierno, y ha señalado en varias ocasiones que alguna prensa responde a intereses de "grupos de poder". Hoy, Zelaya expresó que "hay que entender bien qué significa medios de comunicación; el medio transmite intereses, información", y que "aquí hay una libertad de inversión y de empresa". "El gobierno lo que siempre reclama es el derecho a ser escuchado, el derecho a que tenga una aclaración cuando así lo amerite; ese es el único caso específico donde nuestra administración siempre" ha reclamado, insistió. Zelaya puntualizó que con la SIP "hemos coincidido no sólo con las ideas y las palabras, sino con la conducta, que es lo más importante". Remarcó que "la SIP no es un tribunal de la Santa Inquisición como para poner quejas y que ellos vengan a juzgar; ellos son una organización que defiende el derecho de información y el derecho de libertad de prensa". Zelaya anunció que aceptó la invitación de la SIP para asistir a su asamblea general en octubre próximo en Miami. El presidente de la SIP declaró que con Zelaya "conversamos muy civilizadamente" y que "le manifestamos nuestra preocupación por lo que se nos había dicho que eran relaciones tensas entre gobierno y prensa". "Pero el presidente nos explicó cuál es su punto de vista, y nosotros no venimos a juzgar a los gobiernos ni tampoco a cuestionar las cuestiones políticas internas del Estado, sino solamente a ver lo que hay en cuanto a la libertad de prensa", dijo Molina. Reiteró que "no hemos visto ninguna señal de que la libertad de prensa está afectada en Honduras". La delegación de la SIP visitó Honduras con motivo de un taller sobre libertad de prensa y de la firma de la Declaración de Chapultepec sobre libertad de expresión por parte del presidente del Parlamento, Roberto Micheletti.

Descarga la aplicación

en google play en google play