Escúchenos en línea

Extradición de Noriega a Francia violaría Convención de Ginebra

MiPunto.com. Desde ciudad Panamá. | 27 de Julio de 2007 a las 00:00
Estados Unidos violaría la Convención de Ginebra de 1949 y crearía un conflicto jurídico internacional en el caso de que extraditara a Francia al ex hombre fuerte de Panamá, el general Manuel Antonio Noriega, ya que se trata de un "prisionero de guerra", advirtieron este viernes políticos opositores y abogados. Según la citada Convención, un prisionero de guerra sólo puede ser repatriado a su país de origen o a una nación que él escoja, advirtieron los abogados. "Estados Unidos tiene un grave problema en sus manos porque debe cumplir con la Convención de Ginebra", advirtió José Blandón, un cercano colaborador de Noriega al que luego enfrentó hasta su caída en 1989. Blandón explicó a la prensa que Noriega, reconocido en el pasado como un colaborador activo de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA), "es un prisionero de guerra y Estados Unidos no puede desconocerlo porque crearía un problema político-jurídico internacional". Condenado a 40 años de prisión por narcotráfico en Estados Unidos, Noriega saldrá libre el 9 de septiembre tras cumplir una condena reducida de 17 años, pero enfrenta un pedido de extradición de Francia para cumplir una pena de 10 años de cárcel por lavado de dinero, y otro de Panamá que lo condenó a 54 años de cárcel en 5 juicios por asesinato y enriquecimiento ilícito. El general, de 72 años, fue informado el miércoles en Miami, donde cumple la condena, de la solicitud de extradición de Francia, pero la decisión se podría conocer el 28 de agosto cuando se realice una nueva audiencia. Por su parte, Julio Berríos, ex asesor de la cancillería panameña que pidió la extradición de Noriega en 1991 y ahora es defensor del ex dictador, advirtió a la AFP que "Estados Unidos y Francia tienen que respetar la Convención de Ginebra" y enviarlo a Panamá donde pedirá la revisión de todos los juicios realizados en ausencia. Según Berríos, la causa por lavado de dinero contra Noriega en Francia "prescribió" y en Panamá "fueron violados todos sus derechos legales por lo que estamos preparando una petición de revisión de los juicios". El abogado explicó que tras la intervención militar norteamericana del 20 de diciembre de 1989, Noriega se entregó a Estados Unidos tras permanecer refugiado en la Nunciatura Apostólica en Panamá, "tras un acuerdo que lo reconoció como prisionero de guerra y por eso fue llevado a Estados Unidos con su uniforme de general". El juez William Hoellever reconoció en 1990 que Noriega "era un prisionero de guerra", recordó Berríos. El periodista y politólogo Edwin Cabrera dijo a la AFP que Estados Unidos debe respetar los convenios y la justicia panameña "porque tan válido es que cumpliera su sentencia por delitos cometidos en Estados Unidos, como lo propio es que la justicia panameña reclame el cumplimiento de sus penas por lo que ha hecho aquí". "La decisión final le corresponde a Estados Unidos, pero debe regresar a Panamá para enfrentar la justicia", aseguró a la AFP por su parte el ex vicepresidente Guillermo Ford, uno de los más férreos opositores al militar. En declaraciones a la AFP, otro opositor de Noriega, el abogado Miguel Antonio Bernal, insistió que Estados Unidos "debe respetar la Convención de Ginebra", pero advirtió que si el militar llega a Panamá "tiene que ir a la cárcel", aunque el Código Penal actual "lo podría beneficiar con una pena de casa por cárcel". Noriega fue jefe de los servicios secretos del ejército entre 1971 y 1984, cuando asumió la jefatura de las Fuerzas de Defensa, las cuales desaparecieron con la intervención militar norteamericana de 1989, que lo depuso.

Descarga la aplicación

en google play en google play