Escúchenos en línea

Epopeya de guerra civil salvadoreña llegará a la televisión

San Salvador. Por María Luz Nóchez*/El Faro | 5 de Diciembre de 2014 a las 17:15

25 años después del asesinato de los jesuitas el caso sigue dando de qué hablar y esta vez las hipótesis trascenderán los periódicos y el cine. A partir de 2016, la productora mexicana Argos, en alianza con Filmanova, de España, y Meridiano 89, de El Salvador, reproducirán en la pantalla chica, y en formato ficción, las circunstancias que desencadenaron este asesinato.

Convencidas de que la televisión tiene que aspirar a ser confrontativa y privilegiar únicamente la verdad, tres productoras de televisión de México, España y El Salvador han unido fuerzas para producir una miniserie de ficción de seis capítulos que contará la historia del corresponsal de prensa que pudo haber salvado al sacerdote jesuita Ignacio Ellacuría. Cortar el puente, idea original del productor mexicano Epigmenio Ibarra, pretende honrar a quienes vivieron la guerra civil y restaurar la memoria y la dignidad del pueblo salvadoreño.

Cortar el puente no es una historia sobre el asesinato de los jesuitas, aunque hace referencia directa al asesinato de Ellacuría, el único que era capaz de sentar a dialogar a la guerrilla y el ejército para lograr el cese al fuego. Darle espacio a una tregua significaba para las fuerzas militares, sin embargo, la victoria del comunismo. Evitarlo tenía una única solución: matar al mediador. Esta es la tesis bajo la cual se desarrolla este thriller político de una de las guerras internas más sangrientas de la historia de América Latina, en la que se entreteje una historia de amor. Pero la metáfora también cobija a los personajes principales y las decisiones personales y profesionales que tomaron y que los hace parte de esta serie de eventos desafortunados. De manera que a través de sus ojos conoceremos a los distintos actores del conflicto, sus razones, sus propósitos y estrategias. Personas que cruzaron la línea entre ser solo testigos y voceros para convertirse en partícipes.

Epigmenio Ibarra fue corresponsal de prensa en El Salvador durante los 12 años de guerra y dice que este proyecto tiene algo de autobiográfico y ha vaciado en el personaje de Antonio, que será interpretado por el actor mexicano Diego Luna, el corte de su propio puente: la decisión de pasar de ser un testigo para tomar parte activa en la guerra, que tuvo como consecuencia dejar a su familia. Pero, agrega, “es una mezcla de todos los compañeros que cubrieron la guerra, una amalgama de distintos periodistas con ribetes dramáticos de ficción”.

La serie tendrá como punto de partida el asesinato de los jesuitas, pero en ese viaje en retrospectiva hará pausas en momentos clave en la historia del conflicto: el asesinato de monseñor Óscar Arnulfo Romero, la muerte del coronel Domingo Monterrosa y la detonación de una bomba en la sede de la Federación Nacional Sindical de Trabajadores Salvadoreños (Fenastras). La intención es mostrar al mundo cómo en este pequeño país se libró la última batalla de la guerra fría, un escenario en el que se dieron cita las grandes potencias, para librar una batalla que tenía que ver con la hegemonía política de los Estados Unidos.

La reconstrucción de esta gran epopeya comenzará a filmarse en el segundo semestre de 2015 y estará a cargo de Argos, la casa productora que revolucionó la televisión mexicana y que cuenta entre su portafolio producciones como la serie Capadocia, que transmitió HBO, y la telenovela Mirada de Mujer. Además, ha desarrollado proyectos para Disney, Discovery Channel y la BBC. Para que un proyecto de esta magnitud sea posible ha establecido alianzas con Filmanova, productora audiovisual española dirigida por Antón Reixa que desde 1999 ha producido más de un centenar de productos audiovisuales para cine y televisión, como Mareas vivas y Mar adentro; y la productora salvadoreña Meridiano 89, que lista entre sus trabajos las películas Rentless y Malacrianza. “La idea básica es que esta sea una producción premium y no podría emprenderla ninguna de nuestras tres empresas por sí sola, es un esfuerzo de coproducción internacional inédito en la televisión. Esto no suele hacerse y es la única manera de emprender aventuras de este tamaño, combinando personal, talento de los tres países”, explica Ibarra sobre el hermanamiento de las tres compañías.

Sobre las repercusiones con los involucrados y señalados que aún siguen vigentes en el aparato político de El Salvador, los productores no tienen ninguna angustia. Por el contrario, esperan que la reproducción masiva de este producto en Europa, América Latina y Estados Unidos ponga el caso en agenda. Por ahora, a nivel judicial, el asesinato de los jesuitas solo está en proceso en la Audiencia Nacional de España, que tiene en la mira a casi una veintena de militares salvadoreños de alta graduación, señalados por el crimen de los seis sacerdotes, una empleada y la hija de esta. Reixa, de Filmanova, dice que precisamente de eso se trata, de ser un factor: "Estaríamos muy contentos de que el proyecto fuera un revulsivo para establecer justicia sobre lo que fue un asesinato cruel. Queremos que esto sea un revulsivo para que se vuelva a hablar del caso", dijo.


Descarga la aplicación

en google play en google play