Escúchenos en línea

Actores guatemaltecos comparten sobre poder transformador del teatro

Ciudad Guatemala. Agencia PL. | 27 de Diciembre de 2014 a las 15:06

Para los primeros actores guatemaltecos Jorge Hernández Vielman y Gustavo Santos el teatro, aparte de ser una pasión para ellos, ha tenido un poder transformador en sus vidas y en la de los demás.

"Para nosotros el teatro tiene el poder de transformar y educar a las personas. Por eso lo hacemos y lo llevamos a todos los lugares donde podamos. Lo hemos llevado a las escuelas donde asisten los hijos de los trabajadores de los mercados", precisó hoy a Prensa Latina Santos.

Al respecto, Hernández Vielman indicó que esos niños hacían toda la primaria en un año porque los padres no los dejaban asistir a los planteles, pues tenían que ayudarlos en el trabajo.

"Hemos trabajado en (el mercado capitalino) de la Terminal, bendita sea, en los basureros con toda la gente recolectora, y también nos hemos presentado en centros educativos de Centroamérica", agregó.

Los dos han llevado a las tablas más de 560 puestas de El Quijote y Sancho Panza, la cual salpican con chistes de actualidad y música, mientras hacen partícipe al público en la recreación de un clásico de la literatura universal.

"Si hubiéramos tomado todo el libro de El Ingenioso Hidalgo..., la obra duraría cuatro días, por eso decidimos tomar frases que nos hicieran reflexionar sobre la violencia", explicó Santos, al apuntar que ni las personas ni los animales funcionan a golpes.

A su juicio, cuando el público logra identificarse con lo que le sucede a los personajes se consigue una sintonía que deriva en una comunión entre los seres humanos.

"Ese es el punto transformador del teatro, identificar lo que le pasa al otro con cosas que me han sucedido a mí como persona", sostuvo Santos, quien encarnó a Sancho.

Por su parte, Hernández Vielman (El Quijote) consideró que aunque se haga teatro de literatura se debe llegar al público, y en ese sentido afirmó que a ellos los cambió mucho aprender de los maestros del OdinTeatret de Dinamarca, quienes les enseñaron durante una beca en Costa Rica.

"Nosotros vivimos del teatro, pero también hacemos que mucha gente viva por medio de él. Nosotros damos talleres. Empezamos por vestirnos y maquillarnos frente al público, mientras Gustavo habla de los 13 signos del teatro, que son más bien de la comunicación", confesó.

Otra de sus obras es El Lazarillo de Tormes, la cual ya sobrepasa las mil funciones en 30 años.

El Quijote y Sancho Panza la han interpretado de manera gratuita en el Teatro de Bellas Artes y en el Teatro de Cámara del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias en el pasado trimestre.

Ambos se graduaron de la Escuela Nacional de Arte Dramático y se jactan de ser los actores que más teatro hacen en Guatemala porque casi todos los días trabajan en el escenario.

"Actuamos también porque tenemos una casita de perros, y el 90 por ciento de lo que ganamos es para ellos, así que si nos sienten olor a chucho (perro), es por eso", manifestó risueño Hernández Vielman.


Descarga la aplicación

en google play en google play