Escúchenos en línea

Salvadoreños recuerdan el enjambre sísmico del año 2001

San Salvador. Agencia PL. | 13 de Enero de 2015 a las 11:18

Los salvadoreños recuerdan este martes con diversos actos a las víctimas de los terremotos de 2001 que dejaron solo en el sector de Las Colinas, en Santa Tecla, alrededor de 700 muertos.

Monseñor Gregorio Rosa Chávez ofició una misa a los familiares y amigos de quienes murieron o sufrieron daños por esos fenómenos.

Asimismo, luego de 14 años, los afectados por el deslave en Las Colinas recibirán un subsidio en efectivo como un reparo de la pérdida de sus casas.

El viceministro de Vivienda, Roberto Góchez, aseguró que ya están disponibles unos 934 mil dólares para indemnizar a las familias que perdieron a sus parientes y viviendas en los sismos de enero y febrero de 2001.

Las familias recibirán alrededor de ocho mil dólares cada una, y el Fondo Nacional de Vivienda Popular será la institución autorizada para la entrega de esos fondos.

En estos momentos, el expresidente Francisco Flores (1999-2004), está acusado por el desvío de 10 millones de dólares que fueron donados por Taiwán para atender la emergencia de los sismos, sin embargo, el monto nunca llegó a los destinatarios, de acuerdo con la investigación de una comisión parlamentaria.

Pese a los reclamos de diversos sectores sociales que piden que el exmanadatario continúe en prisión, Flores guarda arresto domiciliar a la espera del proceso en su contra.

Flores declaró ante la comisión especial de la Asamblea Legislativa, hace un año, que solicitó dinero a Taiwán para atender a las víctimas de terremoto del 13 de enero y del que ocurrió, exactamente un mes después con una intensidad de 6,6 grados y una duración de 20 segundos. Sin embargo, habitantes de esa zona aseguran que nunca recibieron nada.

Entre otras actividades, el gobierno municipal presidido por Carlos Palma inauguró un monumento a las víctimas que perecieron en dicha tragedia, edificación en la cual se encontrará el nombre de cada una de ellas, como parte de la reparación moral y declaró el segundo domingo del mes de enero como el día de la conmemoración oficial de la tragedia.

El 13 de enero de 2001, un potente sismo, de 7,7 grados en la escala abierta de Richter, sacudió buena parte del país, justo a las 11:33 (hora local) con una duración de 45 segundos.

Fue el más fuerte que ha azotado al país después del ocurrido el 10 de octubre de 1986, según los expertos. Su epicentro se localizó en el océano Pacífico, específicamente a 100 kilómetros de la ciudad de San Miguel, unos 138 kilómetros de esta capital, con una profundidad aproximadamente de 39 kilómetros.

El mayor impacto fue en Las Colinas, en la vecina ciudad de Santa Tecla, donde un alud de 150 mil metros cúbicos de tierra se desprendió de la cordillera del Bálsamo. Unas 200 viviendas quedaron bajo tierra y en ellas muchos de sus habitantes.

También quedó muy afectada la carretera Panamericana, la principal vía de comunicación entre el oriente y occidente del país.

Según cifras oficiales, el movimiento telúrico provocó 944 muertes en todo el país, 193 soterrados, 125 desaparecidos, cinco mil 565 heridos, y más de un millón de damnificados.

Cerca de 278 mil viviendas fueron afectadas de ellas 688 quedaron bajo tierra; mil 385 escuelas fueron dañadas, 109 destruidas por completo; 94 hospitales también se resintieron; mil 155 edificios públicos sufrieron algún impacto.


Descarga la aplicación

en google play en google play