Escúchenos en línea

Angustia en El Salvador: van 273 muertos por neumonía

Varias agencias. Desde San Salvador. | 1 de Agosto de 2007 a las 00:00
Decenas de madres con sus hijos en brazos llenaban este miércoles las salas de hospitales en San Salvador ante el incremento de casos de neumonía, obligando a las autoridades a decretar alerta amarilla para frenar la epidemia. El Salvador amaneció este miércoles bajo alerta amarilla por el incremento de casos de neumonía. Hasta el martes se registraban 28,689 casos de neumonía, entre ellos 273 víctimas mortales, de las cuales 70 eran niños. El ministerio de Salud señaló en un comunicado que la alerta, que estaba vigente en seis hospitales del país desde el 11 de julio pasado, se ha extendido a nivel nacional. El ministerio de Salud explicó en el comunicado que "ha aumentado la circulación simultánea de cuatro virus respiratorios en todo el territorio nacional, con predominio en el Gran San Salvador", región que incluye a la capital y otros dos municipios periféricos. Con los 2,223 casos registrados en la última semana ascendió a 28,689 el número de afectados entre enero y julio de 2007, según los reportes oficiales. Las autoridades salvadoreñas registraron 24,402 casos de neumonía entre enero y julio de 2006, señaló el ministerio de Salud. El comunicado oficial señaló que un 45% de la ocupación hospitalaria se debe a casos de neumonía y que en un 86% de los mismos las víctimas son menores de 5 años de edad y entre éstos los más afectados son niños menores de un año. El ministerio de Salud indicó que la alerta amarilla ordena la habilitación de nuevas áreas en los centros hospitalarios, la contratación de una decena de pediatras y el abastecimiento de más medicamentos y equipos. También se ha decretado debido a las festividades patronales de San Salvador del 1 al 6 de agosto, durante la cual miles de personas se desplazan de la ciudad a otros lugares del país y otras llegan procedentes del interior. El área de emergencias y otra sala anexa al hospital nacional de niños Benjamín Bloom, en el norte de la capital, lucía llena de infantes, muchos de ellos con fiebre, tos y dificultad para respirar, síntomas de una probable neumonía. En ese hospital, Angélica Guadalupe Lovato mantenía una máscara de oxígeno sobre la nariz y boca de su pequeño hijo Brayan José, de 4 años, quien se mantenía recostado sobre el pecho de su madre. "Ya son siete días los que tengo enfermo al niño, me lo han estado tratando con medicina pero como que no le han acertado los médicos que lo han visto porque desde hace dos días se me ha empeorado y, pues sí, me siento desesperada de ver que no me mejora", dijo Angélica a la AFP mientras sus ojos se llenaban de lágrimas. A la par de la mujer, residente en la ciudad de San Marcos, en la periferia sur de San Salvador, otras madres también aplicaban terapia respiratoria a sus hijos, otras pedían o reclamaban a los médicos que atendieran a sus niños. En tanto, en el hospital público Juan José Fernández, también en la periferia norte de la capital, el área de emergencias de pediatría vivía el bullicio de una situación de emergencia: padres con sus hijos enfermos presuntamente de neumonía u otras enfermedades respiratorias agudas. La médica Karla Pineda, que se disponía casi a concluir su turno de 24 horas en el centro asistencial, explicó a la AFP, visiblemente cansada, que "la mayoría de niños nos están viniendo con IRAS (Infecciones Respiratorias Agudas), y a muchos se les está dejando ingresados en el hospital porque se han complicado a neumonía". "La situación económica de los padres se le complica más cuando los hijos se enferman, porque yo he tenido que estar comprando la medicina para tratar a mi hija que tiene bronquitis y no voy a los hospitales públicos porque la medicina que dan no es buena", aseguró Verónica Dubón. Dubón tuvo que recurrir al privado Hospital ProFamilia en San Salvador para llevar a consulta a su hija Pamela, de 6 años, pues aseguró que "es desesperante lo lleno que están los hospitales públicos". Además de la red de hospitales del MSPAS, también llegan a los centros de salud del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) centenares de niños enfermos, a menudo de neumonía o dengue, que es otro de los males que preocupa a las autoridades sanitarias.

Descarga la aplicación

en google play en google play