Escúchenos en línea

Miles en Costa Rica agradecen los milagros de la Virgen de los Ángeles

Agencia ACAN–EFE. Desde San José. | 1 de Agosto de 2007 a las 00:00
Miles de costarricenses agradecen los milagros concedidos por la Virgen de los Ángeles, patrona de Costa Rica, en una peregrinación considerada como la mayor muestra de fe en el país. Desde los rincones más alejados del país, caminando, descalzos, en sillas de ruedas, en bicicletas, a caballo, no importa como, lo cierto es que la fe en "La Negrita", como llaman a la virgen sus fieles, impulsa a los creyentes a agradecerle sus favores o pedirle milagros con un esfuerzo físico impresionante. Algunos de los casos ejemplares son los de un grupo de 300 personas que en los últimos días caminaron unos 150 kilómetros desde Pérez Zeledón (sur) y el de cinco que caminaron 280 kilómetros descalzos desde Santa Cruz, Guanacaste (Pacífico norte). Harold Mena viene desde Pérez Zeledón para "pedir a la virgen que me cure la epilepsia" y a agradecerle porque el año pasado pidió que su esposa quedara embarazada, favor que según él, le fue concedido por "La Negrita". Cálculos de los medios de comunicación indican que cada año cerca 1,5 millones de fieles, equivalente la tercera parte de la población total del país, llegan hasta la Basílica de Los Ángeles, en la provincia de Cartago (20 kilómetros al este de San José) para las celebraciones del 2 de agosto. La romería de la Virgen de los Ángeles es el evento que congrega la mayor cantidad de personas en el país, quienes, sin importar edad, estatus social, estado de salud y a veces ni siquiera religión, creen fervorosamente en "La Negrita". La historia indica que el 2 de agosto de 1635, la Virgen -una imagen de una madre morena con un niño en brazos esculpida en jade- se apareció a la niña indígena Juana Pereira en una roca. La niña indígena llevó la imagen de 18 centímetros de alto a su casa al menos en cinco ocasiones, pero la Virgen volvía a aparecer sobre la misma piedra, lo que fue considerado como una señal divina por los sacerdotes de la época. Por ello, decidieron construir en el sitio una iglesia, que ahora es la Basílica de los Ángeles, el mayor templo católico del país. En la Basílica aún está la piedra donde apareció la imagen y debajo de ella una naciente de agua catalogada por los fieles como bendita, y donde acuden para beberla, mojarse el cuerpo, o llevarla en botellas para sus casas. Desde el pasado fin de semana han comenzado a llegar peregrinos que han caminado hasta semanas desde zonas alejadas del país, pero para esta noche se espera la mayor afluencia. El 2 de agosto es festivo y se realizan las celebraciones católicas del día de la Virgen de Los Ángeles. Entre las peticiones más comunes a la virgen se encuentran la curación de enfermedades, trabajo, o simplemente agradecimientos por favores recibidos. Y es que la iglesia está llena de regalos que le hacen sus fieles en agradecimiento por su ayuda, como cintas de graduación, trofeos, ropa y miles de figuras de metal en forma de distintas partes del cuerpo, obsequiadas por personas que sanaron de las más variadas enfermedades. Para esta celebración también se acostumbra vestir la imagen de la virgen con una prenda seleccionada durante una especie de concurso en el que participan cientos de mujeres, quienes confeccionan un pequeño vestido para la virgen. Durante el "concurso" un sacerdote le coloca todos los vestidos a la imagen, pero, según la tradición, sólo uno será de la talla perfecta para la procesión y misa del 2 de agosto. Para mantener el orden y la seguridad de los romeros, las autoridades costarricenses desplegaron una operación que incluye a centenares de policías de tránsito y civiles. Además, la Cruz Roja instaló 42 puestos en las rutas hacia Cartago con la participación de unos 750 voluntarios.

Descarga la aplicación

en google play en google play