Escúchenos en línea

Epidemias son compañeras inseparables de la pobreza, afirma analista

Naciones Unidas. Agencia PL. | 17 de Febrero de 2015 a las 12:00

Las epidemias de ébola en África Occidental y cólera en Haití ratifican que esos fenómenos tienen una relación directa con la pobreza, y la urgencia de enfrentar sus causas raigales, afirmó este martes el alto funcionario de Naciones Unidas Pedro Medrano.

En entrevista con Prensa Latina, el coordinador principal de la ONU para la Respuesta al Cólera en Haití, advirtió que las enfermedades golpean siempre en particular a las poblaciones pobres, carentes de una infraestructura básica en salud, educación, agua y sanidad.

Lo peor es que las personas mueren y las enfermedades se expanden, lo vemos en ambos casos, precisó en alusión a las más de ocho mil víctimas fatales en la nación caribeña desde el comienzo del brote de cólera en 2010, y a similar cifra en Liberia, Sierra Leona y Guinea como resultado del ébola.

Según el diplomático chileno, de las epidemias en curso pueden sacarse varias experiencias, entre ellas la ejecución con la mayor brevedad de inversiones mínimas en los sectores clave y el fortalecimiento de las capacidades nacionales.

El aporte de la comunidad global es muy importante cuando ocurren emergencias, pero debe constituir una prioridad garantizar en los países respuestas efectivas a crisis, subrayó.

Para Medrano, "no caben dudas de la importancia de un sistema de salud propio, que considere las cuestiones culturales, los costos, las necesidades de asistencia y la prevención".

En el caso de Haití, el coordinador de la ONU lamentó que la falta de infraestructura médica, de agua y de sanidad no solo favorezca al cólera, también a otras enfermedades responsables de muertes maternas e infantiles, así como a la desnutrición.

Sumado a esto, tenemos el componente social, traducido en dificultades de empleo y deserción escolar, por solo mencionar algunas, dijo.

De acuerdo con Medrano, en el país caribeño están en curso inversiones en materia de agua y saneamiento, las mayores registradas en su historia reciente.

Sin embargo, el impacto de las obras será a mediano y largo plazo, lo cual demanda de un fuerte apoyo de la comunidad internacional para enfrentar la epidemia, advirtió.

El funcionario explicó que pese a la reducción de los casos de cólera en Haití, estos siguen en niveles preocupantes.

En 2014 se reportaron cerca de 30 mil nuevos contagios, eso en cualquier lugar del mundo recibiría el calificativo de tragedia y movilizaría a toda la sociedad, señaló.

Medrano llamó a no olvidar el cólera, porque marginar la emergencia humanitaria que representa significaría más pérdidas de vidas humanas.

A diferencia del ébola, el cólera puede tratarse con bastante facilidad, pero si no se hace, las personas mueren, alertó.

Según manifestó, su principal preocupación al respecto es que otras crisis mundiales acaparen toda la atención, e impidan la asistencia requerida por el pueblo haitiano.

"Llamamos al compromiso de no olvidar a Haití, una población que ha sufrido tanto", sentenció.


Descarga la aplicación

en google play en google play