Escúchenos en línea

Denuncian alarmante corrupción en aduanas hondureñas

None | 20 de Julio de 2006 a las 00:00
Tegucigalpa – La Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) de Honduras es blanco hoy de fuertes denuncias por la creciente corrupción verificada en varias de sus oficinas. Según el diario La Prensa, pese a las considerables pérdidas detectadas "los delincuentes de corbata están tan bien organizados que hasta el momento ha sido difícil poder encontrar rastros de su culpabilidad". La aduana de Toncontín ha sido intervenida un par de veces pues se detectó que dejó de percibir 141 millones de lempiras (poco más de siete millones de dólares). Otros reportes indican que los ejecutivos de la DEI reforzaron su seguridad personal, intimidados por amenazas contra funcionarios de esa entidad. "En una ocasión hasta una corona fúnebre le enviaron a una empleada de alto rango, tras la primera intervención de la aduana capitalina", destaca el rotativo en su edición digital. La Prensa asegura que los presuntos responsables de las irregularidades en la Dirección Ejecutiva de Ingresos son al menos 18 empleados ya identificados, aunque por ahora no se ha les ha podido probar sus respectivos cargos. Según se informó, miembros de esa institución y la Fiscalía Especial contra la corrupción documentan el caso para sustentar las acusaciones ante los tribunales de justicia en menos de un mes. El director de la DEI, Armando Sarmiento, afirmó que en el informe final sobre este escándalo se determinarán las responsabilidades individuales administrativas y penales de los corruptos. "Hay pérdida de ingresos, una parte es por subvaluación y otra por multas que no se cobraron, eso ocurre en las diferentes aduanas", declaró. Toda vez que ha sido interrogado por periodistas sobre el caso, el funcionario evita hablar de corrupción y alega que sólo existen sospechas sobre una eventual subvaluación de mercadería, es decir, que se dejan de cobrar multas y garantías. Medios periodísticos locales resaltaron este miércoles lo permanentes que han sido los escándalos en la dirección aduanal. El más reciente, conocido como el "gasolinazo", dejó un desfalco por 68 millones de lempiras (cerca de tres millones 498 mil dólares) y aún es "historia sin resolver", apuntan. Por su parte, el fiscal general, Leónidas Rosa Bautista, confirmó que las investigaciones continúan, pero realmente sólo han podido confirmar el ingreso de 11 cisternas sin pagar impuestos. En la denuncia original sobre este ilícito consta que al país ingresaron unos 519 vehículos cargados de combustible por distintas aduanas sin pagar más de tres millones de dólares en impuestos. La prensa denunció que el escándalo se diluyó entre destituciones de al menos siete funcionarios públicos, pero ninguno de los llamados "peces gordos" fue encarcelado.

Descarga la aplicación

en google play en google play