Escúchenos en línea

Refuerzan seguridad a juez que atiende caso de diputados salvadoreños

Agencia ACAN-EFE. Desde ciudad Guatemala. | 14 de Agosto de 2007 a las 00:00
La seguridad del juez guatemalteco Nery Medina, quien lleva el proceso contra dos policías y cinco civiles por los asesinatos de tres diputados salvadoreños y su chofer, han sido reforzadas por amenazas de muerte en su contra, informó este martes una fuente judicial. El portavoz del Organismo Judicial (OJ), Guillermo Melgar, explicó a periodistas que una llamada telefónica anónima les alertó acerca de un posible ataque contra el juez. Las amenazas de muerte contra del juez Noveno de Primera Instancia Penal, se registraron la semana pasada, dijo Melgar. Antes de esta advertencia, Medina contaba con dos agentes de seguridad, pero ahora las medidas fueron reforzadas, aseguró el portavoz del OJ, quien, empero, evitó mencionar el número de policías asignados al juez. Medina lleva el proceso judicial en contra de dos policías y cinco miembros de una supuesta banda de narcotraficantes, todos guatemaltecos, acusados de ser los responsables de los asesinatos de los políticos salvadoreños y su chófer. Los cadáveres de los tres diputados al Parlamento Centroamericano Eduardo D'Aubuisson, José Ramón González y William Pichinte, así como su chófer Gerardo Napoleón Ramírez, fueron encontrados el pasado 19 de febrero en una apartada región de la carretera que de Guatemala conde hacia El Salvador. Los policías guatemaltecos Luis Arturo Herrera López, José Adolfo Gutiérrez, Marvin Langen Escobar Méndez y José Korki López Arreaga, fueron capturados tres días después como los autores materiales de los crímenes, pero fueron asesinado el 25 de febrero en la prisión en la que fueron recluidos. El Ministerio Público (MP) continúa con las investigaciones para esclarecer los asesinatos, que según el presidente de Guatemala, Óscar Berger, fue perpetrado por el narcotráfico internacional. El pasado viernes el fiscal general, Juan Luis Florido, reveló que se había descubierto un plan para asesinar a los operadores de justicias y fiscales que investigan el caso. Según Florido, el plan, en el que podrían estar implicadas las siete personas detenidas, se descubrió a través de una llamada telefónica que hizo una mujer. El fiscal general aseguró que ese tipo de acciones responden a los avances de las investigaciones. El arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz Lacalle, pidió el pasado domingo mayor celeridad a las autoridades de Guatemala en la investigación sobre los asesinatos de los diputados, al considerar que hasta ahora los resultados son "muy lentos".

Descarga la aplicación

en google play en google play