Escúchenos en línea

Campesinos panameños dicen sentirse amenazados por proyecto minero canadiense

Agencia ACAN-EFE. Desde ciudad Panamá. | 14 de Agosto de 2007 a las 00:00
Un grupo de campesinos panameños denunció este martes que sienten amenazadas sus vidas por la destrucción de los bosques y la contaminación de los ríos que ha traído a sus comunidades el proyecto minero de oro y cobre de Cerro Petaquilla, de capital canadiense, en las provincias de Coclé y Colón. Representantes de más de 20 comunidades campesinas e indígenas de la Coordinadora Campesina por la Vida (CCV) explicaron en un conferencia que ofrecieron en la sede del Colegio de Abogados, en la capital, las razones por las que exigen al Gobierno Nacional la salida de sus comunidades de la empresa (canadiense-panameña) Minera Petaquilla, S.A., dueña del proyecto de explotación de oro y cobre. "No queremos morir, no queremos abandonar la tierra en donde vivimos y trabajamos desde siempre. Queremos que la Minera Petaquilla salga de nuestras comunidades y se lleve su destrucción y su muerte", señalaron los integrantes de la CCV en un declaración que entregaron a la prensa. Los campesinos indicaron que la minera "está matando y destruyendo nuestras tierras, las montañas y los ríos", en cuyo entorno viven unas 10.000 personas. "Llegamos para pedir y reclamar la solidaridad de la gente de la ciudad", indicaron, precisando que la minera trabaja "sin permiso, sin estudio de impacto ambiental". Exhibieron un vídeo con testimonios de campesinos que señalan que el proyecto ha traído división, roces entre la empresa y la comunidad y vicios como el alcoholismo y la prostitución. También expresaron que los ríos Coclesito y San Juan del Turbe han bajado su caudal, están sucios y contaminados. Jesús Ruíz, de la comunidad de Boca de Toabré, dijo que "sentimos amenazada nuestra vida (...) porque los ríos que utilizamos para transportar nuestros productos están secos". Ruiz dijo a Acan-Efe que exigen la salida de la empresa Minera Petaquilla porque "en la etapa ya de construcción de todas las plantas (para la explotación) han destruido los ríos Coclesito y San Juan del Turbe, devastando su material de cascajo y secándolos y destruyendo también decenas de quebradas y bosques primarios". "Nosotros vamos a luchar incansablemente para que esta minera no siga trabajando y no siga destruyendo nuestro medio ambiente", subrayó Ruiz. El proyecto está ubicado en los límites de la provincia de Coclé y Colón, a unos 200 kilómetros al noroeste de la capital panameña. La planta de oro Molejón, cuya operación se espera inicie a final de este año, tiene pendiente desde mayo pasado un proceso administrativo iniciado por la Autoridad Nacional del Ambiente por una supuesta violación de la Ley, al iniciar actividades sin la aprobación del estudio de impacto ambiental, según esa fuente oficial. La empresa, por su parte, ha expresado que ha cumplido con todas las medidas de mitigación ambiental exigidas por la Ley de concesiones mineras. Minera Petaquilla ha denunciado ante el gobierno panameño la explotación ilegal de oro por parte de mineros artesanales. La caída del precio internacional del cobre y el oro llevó a que Petaquilla, tras el inicio en 1992 de la exploración y perforación por la canadiense Adrian Resources, dejara de operar en 1998. Representantes de la Minera Petaquilla señalaron en su momento que planean exportar entre 600 y 800 millones de dólares en oro, molibdeno y cobre, entre 2006 y 2010. La empresa canadiense Inmet Mining tiene una participación de 48% en Minera Petaquilla (la empresa panameña que posee el área de concesión), mientras que Petaquilla Minerals, filial de Petaquilla Copper, tiene el 52 por ciento restante y es la propietaria, a su vez, del 100 por ciento del yacimiento aurífero Molejón.

Descarga la aplicación

en google play en google play