Escúchenos en línea

Impacto económico por desnutrición en la región alcanzó US6.659 millones en 2004

Agencia ACAN-EFE. Desde Guatemala. | 17 de Agosto de 2007 a las 00:00
El impacto económico y social de la desnutrición infantil en Centroamérica y la República Dominicana, alcanzó los 6.659 millones de dólares en 2004, informaron este viernes dos organismos internacionales. Un estudio realizado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), presentado hoy a la prensa guatemalteca, detalla que el país que más costos aportó por la desnutrición fue Guatemala con un 47 por ciento. Ese impacto le representó un monto de 3.128 millones de dólares a Guatemala, es decir, un 11,4 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), según el estudio. En segundo lugar se ubicó El Salvador con un impacto de 1.175 millones de dólares (7,4 por ciento del PIB), y en tercera posición Honduras con 780 millones de dólares (10,6 por ciento del PIB). Según el PMA y la CEPAL, en la cuarta posición se ubicó la República Dominicana con 672 millones de dólares, es decir un 3,6 por ciento de su PIB en 2004, seguido de Panamá con 322 millones de dólares (2,3 por ciento del PIB). El impacto económico y social en Costa Rica fue de 318 millones de dólares (1,7 por ciento del PIB) y en Nicaragua 264 millones de dólares (5,8 por ciento del PIB), precisan las fuentes. Según el estudio, los resultados muestran que los efectos indicados no sólo son válidos en los países de Centroamérica y la República Dominicana, sino que además el impacto económico es significativo. Las pérdidas de productividad, por mayor incidencia de muertes y menor nivel educacional, representaron hasta el 90 por ciento de los costos, subrayan. El PMA y la CEPAL explican que el problema de la desnutrición en Centroamérica y la República Dominicana se concentró en la edad preescolar. La situación más delicada se encontró en Guatemala, Honduras y Nicaragua, donde entre 12,5 y 7 de cada 100 nacidos vivos, presentaron bajo peso al nacer con restricción de crecimiento intrauterino, anota el estudio. La distribución por partida de costos muestra que la pérdida de capital humano por menor escolaridad es la principal fuente de costos derivados de la desnutrición global, con un 70 por ciento a nivel subregional, casi tres veces el costo en salud. Según Rodrigo Martínez, oficial de desarrollo de la CEPAL, para mitigar al menos parte de los efectos negativos, los países requieren de esfuerzos de largo plazo, políticas y programas sostenidos. Esos planes generarían beneficios económicos, porque luchar contra el hambre y la desnutrición "es un gran negocio para todos", subrayó. Por su parte, Dulio Pérez, del PMA, dijo que considerando que los países pagan un alto costo económico por no tratar la desnutrición infantil, es necesario hacer intervenciones focalizadas como primer requisito para erradicar la pobreza. Si los países lograsen reducir a la mitad la desnutrición y el hambre para el año 2015, el costo económico sólo les representaría unos 2.271 millones de dólares, de acuerdo con el estudio. Las estimaciones de este estudio son conservadoras, tanto en lo que respecta al costo que actualmente estarían asumiendo los países analizados, como al costo futuro dadas las prevalencias de desnutrición existentes. El desafío que sigue es la identificación de intervenciones que permitan maximizar el impacto y la eficiencia, junto con fortalecer los sistemas de monitoreo de la gestión y de la evaluación de impactos para así minimizar los riesgos y acelerar la erradicación del flagelo del hambre, señala el informe.

Descarga la aplicación

en google play en google play