Escúchenos en línea

Tensión en Panamá

MiPunto.com. Desde ciudad Panamá. | 17 de Agosto de 2007 a las 00:00
La muerte de dos obreros en disputas entre sindicatos, que ha provocado la convocatoria a una huelga para el martes, caldeó el ambiente político-social en Panamá y llevó al presidente Martín Torrijos a llamar a la calma. El forcejeo entre el sindicato de la construcción Suntracs y el Sindicato de la Industria de la Construcción y Perforaciones (Sinadicopp) por el control de los trabajadores de varias obras se agravó con la muerte dos obreros en protestas realizadas esta semana. A ellos se suma la muerte de otros cuatro trabajadores aplastados en una excavación en un edificio de la capital hace tres semanas. Osvaldo Lorenzo, de Suntracs, perdió la vida el martes por disparos efectuados por supuestos agentes de seguridad al servicio de la empresa brasileña Odebretch, que construye una autopista, contra un grupo que protestaba por el despido de 60 trabajadores. Según el fiscal auxiliar Luis Martínez, 15 trabajadores de Odebretch están detenidos y bajo investigación por la muerte de Lorenzo. El jueves, un policía mató de un disparo al trabajador Luis Argüelles cuando recogía una bomba lacrimógena lanzada por agentes antidisturbios que protegen la Isla Viveros, donde el consorcio colombiano Marteg construye un complejo turístico, para evitar enfrentamientos entre miembros de los dos sindicatos. El secretario general del Suntracs, Genaro López, denunció "una campaña de provocación para satanizar" al sindicato y acusó al ministro de Trabajo, Reynaldo Rivera, de "patrocinar sindicatos amarillos" (dóciles). López anunció que el martes, cientos de proyectos de carreteras, viviendas y rascacielos quedarán paralizados en el país por una huelga. Con 30,000 afiliados, el Suntracs es el sindicato más crítico del gobierno, y el pasado año dirigió violentas protestas contra la reforma a la Caja del Seguro Social. El presidente Torrijos advirtió este viernes que "la violencia no puede servir para acceder al poder, imponer ideologías, ni ganar agremiados dentro de los sindicatos". "Hago un llamado para que detengamos la violencia y que no convirtamos a Panamá en un teatro de enfrentamientos, ni de disputas laborales", dijo Torrijos. La Conferencia de Obispos Católicos exigió que se investiguen los crímenes de los dos obreros, y el reclamo "sobre los derechos y libertades que hacen en este casos los sindicatos involucrados".

Descarga la aplicación

en google play en google play