Escúchenos en línea

Tensa calma en Panamá

Agencia PL. Desde ciudad Panamá. | 18 de Agosto de 2007 a las 00:00
Un tensa calma prevalece en Panamá, tras una semana de tempestuosa violencia en millonarios proyectos de la construcción manejados por empresas extranjeras, que dejaron dos obreros muertos y varios heridos. Los trabajos en las decenas de rascacielos que se levantan en esta capital prosiguen con normalidad, hasta con menor ruido, pero el mayor sindicato del país alista una huelga nacional para el venidero martes, que el empresariado se propone hacer fracasar. El jueves, varios miles de manifestantes, movilizados por un frente político-social, levantaron las banderas rojas del Sindicato Unico Nacional de los Trabajadores de la Construcción y marcharon hasta la Presidencia, donde entregaron sus demandas. El sonoro desfile repudió la muerte de los obreros Osvaldo Lorenzo, baleado a la entrada de la firma brasileña Odebrecht, y Luiyi Arguelles, asesinado con un escopetazo por un policía que custodiaba un proyecto turístico foráneo en Isla Viveros. Hasta hoy, la fiscalía solo tiene detenidos a dos presuntos autores del asesinato de Lorenzo, quien según las pericias fue muerto de un un tiro de pistola calibre 38 arrebatada por un empleado de Odebrecht a un custodio, lo cual fue fotografiado. En el caso de Arguelles, el director de la Policía Nacional, Rolando Mirones, dijo que la muerte del obrero ocurrió en medio de una situación extrema, en la que bajo amenazas, uno de los 20 agentes disparó contra un grupo de obreros en Isla Viveros. En otro truculento episodio, un individuo se entregó a la policía el jueves, arrepentido de haber aceptado una pistola y 500 dólares, que presuntamente le entregó un dirigente sindical para que simulara una agresión a la marcha, con algunos disparos. Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura, Domingo Latorraca, dijo a la prensa que la huelga del martes tiene motivaciones políticas y prometió "trabajar arduamente para que ese paro sea un fracaso". Con semejantes truenos, la plomiza calma predominante este fin de semana, puede ser anticipo de otra tormentosa semana, a menos que una seria investigación de los crímenes y un nuevo tipo de diálogo entre patronos, sindicatos y gobierno disipe la atmósfera.

Descarga la aplicación

en google play en google play