Escúchenos en línea

Ahora gobierno de Panamá sospecha de los obreros de la construcción

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Panamá. | 20 de Agosto de 2007 a las 00:00
La ministra de Gobierno y Justicia de Panamá, Olga Golcher, afirmó el lunes que existe una "agenda oculta" tras la huelga nacional de 24 horas convocada para mañana por el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción (SUNTRACS), para protestar por el asesinato de dos de sus miembros. "Sí hay agendas ocultas, eso es notorio y se ratifica con la actuación de ciertos dirigentes" de este sindicato, señaló Golcher en declaraciones a la prensa. "Esto se nota, pues si usted le ha estado dando respuestas, si los están atendiendo las autoridades del Ministerio de Trabajo, les estamos creando los mecanismos legales, entonces qué es lo que usted quiere si le están atendiendo el problema", añadió. La titular de Gobierno también hizo un llamado para que mañana impere la tolerancia y la cordura, y recordó que para prevenir disturbios y enfrentamientos se ha reforzado la seguridad. A su vez, el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá, Domingo Latorraca, manifestó que los miembros de este gremio "vamos a trabajar duro para que la huelga sea un fracaso, su efecto sea mínimo y se convierta en un éxito para la población que quiera ir a trabajar". El secretario general del SUNTRACS, Genaro López, dijo a la prensa "que esto no es una guerra, y se lo hemos manifestado a los trabajadores de que vamos mañana pacíficamente a hacer nuestra protesta". López expresó que la huelga es para exigir al Gobierno y la empresa privada mayores medidas de seguridad para evitar más accidentes de trabajo en las edificaciones, que este año han cobrado la vida de 17 obreros de la construcción. Con la huelga, que iniciará a las 07.00 hora local (12.00 GMT), también se denunciará "el sicariato y la persecución al sindicato y sus dirigentes por parte de las autoridades", recalcó López, quien aseguró que "la huelga será efectiva". El SUNTRACS le dio hoy la última despedida a los trabajadores Osvaldo Lorenzo y Luigi Argüelles, quienes murieron la semana pasada en enfrentamientos con integrantes de otro sindicato, del mismo sector, y la policía. Líderes sindicales y decenas de trabajadores de la construcción caminaron hasta el cementerio Jardín de Paz, en la capital, para acompañar los féretros de Lorenzo y Argüelles. La caminata fue seguida por unidades policiales del Tránsito. El jueves pasado, el SUNTRACS lideró una marcha que fue convocada por el Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (FRENADESO) para exigir seguridad en los proyectos y un resultado en las investigaciones por la muerte de los dos obreros. Como una medida de prevención ante posibles actos de violencia, que no se registraron, el gobierno suspendió las clases el día de la marcha. Hasta el momento, no se ha producido ningún anunció por parte del gobierno de que las clases vayan a ser suspendidas, mientras que la Asociación de Profesores de la República de Panamá, aglutinada en el FRENADESO, anunció que sí darán clases, pero al mediodía harán piquetes en los colegios en apoyo al SUNTRACS. La construcción registra una actividad creciente en Panamá, con millonarios proyectos de edificación de rascacielos en la ciudad, carreteras y la próxima ampliación del Canal interoceánico, al que se agregará un tercer juego de esclusas. En la capital hay más de 400 proyectos en ejecución con una inversión que sobrepasa los 2.000 millones de dólares, mientras que los trabajadores de la construcción sobrepasan los 100.000, según datos del Ministerio de Trabajo.

Descarga la aplicación

en google play en google play