Escúchenos en línea

Inminente liberación de Noriega divide a panameños

MiPunto.com. Desde ciudad Panamá. | 22 de Agosto de 2007 a las 00:00
La inminente salida de la cárcel del general Manuel Antonio Noriega, prevista para el 9 de septiembre, reabrió viejas heridas y divide a los panameños, muchos de los cuales quieren verlo cumplir la condena que pesa sobre él en su país. Este viernes probablemente se sabrá si Noriega, de 72 años, será extraditado por Estados Unidos a Francia, donde es acusado por lavado de dinero, o a Panamá, donde la justicia lo condenó a 40 años de cárcel por asesinato y violación a los derechos humanos. El abogado de Noriega en Panamá, Julio Berríos, quien presentó en 1992 la primera solicitud de extradición del militar a Panamá cuando era asesor del ministerio de Relaciones Exteriores, reiteró a la AFP que el ex dictador panameño "es un prisionero de guerra protegido por la Convención de Ginebra". La convención, según Berríos, obliga a Estados Unidos a deportar a Noriega a Panamá, pero el gobierno del presidente Martín Torrijos no está muy convencido de que los jueces estadounidenses lo vayan a entregar a Panamá, aumentando las suspicacias de la oposición que cree que el gobernante Partido Revolucionario Democrático (PRD) lo considera un personaje incómodo. El PRD, creado en 1978 por el general Omar Torrijos, padre del actual presidente, apoyó al general Noriega cuando éste controló el país y el ejército entre 1984 y 1989. Noriega, también jefe de los servicios secretos del ejército entre 1970 y 1984, sacó del poder al presidente Nicolas Barletta y a sus dos vicepresidentes en 1985. No obstante, amigos de Noriega ordenaron pintar su residencia en el exclusivo barrio de San Francisco en la capital, convencidos de que el militar volverá a Panamá, tras la confirmación de la procuradora Ana Gómez que podría ser beneficiado con una medida cautelar de casa por cárcel. Una reforma penal impulsada por el Parlamento, controlado por el PRD, permite que los reclusos mayores de 70 años se beneficien de la medida, sin importar el tipo de crimen. Los principales medios de prensa de Panamá dedican extensos reportajes y entrevistas de opositores y antiguos colaboradores de Noriega, así como de trabajadores y oficinistas que se dividen las opiniones entre su retorno a Panamá y su deportación a Francia. El ex vicepresidente Guillermo Ford, un férreo opositor a Noriega, advirtió a la AFP que "sería una bofetada para el pueblo panameño que el general Noriega reciba casa por cárcel". El presidente del opositor Partido Panameñista (centro derecha), Juan Varela, reconoció que el nuevo Código Penal permitirá que los abogados de Noriega "pidan a los tribunales el beneficio de casa por cárcel". Una encuesta publicada por el diario La Prensa reveló que un 47,3% de los panameños quiere que Noriega sea extraditado a Panamá y un 44% que sea repatriado a otro país. La ex presidenta Mireya Moscoso (1999-2004), cuyo partido fue perseguido por los militares, advirtió que Noriega "tiene cuentas pendientes y debe hacerle frente a la justicia en Panamá". Sin embargo, Berríos advirtió que pedirá la revisión de todos los juicios que se realizaron en ausencia, en los que Noriega fue condenado, alegando que se "violaron sus derechos".

Descarga la aplicación

en google play en google play