Escúchenos en línea

China y Taiwán libran batalla diplomática por Centroamérica

Agencia Reuters. Desde Tegucigalpa. | 23 de Agosto de 2007 a las 00:00
La batalla de décadas que libran la pujante China y la isla de Taiwán, separada políticamente del continente desde la guerra civil de 1949, se trasladó esta semana a la empobrecida Centroamérica, donde ambas naciones intentan reforzar alianzas. El presidente de Taiwán, Chen Shui-bian, se reunía el jueves cerca de Tegucigalpa con sus homólogos de Guatemala, Honduras y El Salvador, dos meses después de que Costa Rica rompió relaciones de 63 años con la isla para abrirlas con China, una economía que no cesa de crecer. Al mismo tiempo, China envió a Costa Rica una misión encabezada por el ministro asistente de relaciones exteriores, He Yafei, quien prometió a su flamante aliado un Tratado de Libre Comercio (TLC), aunque sin dar mayores detalles. Desde hace años, Taiwán busca aliados para ser reconocido en las Naciones Unidas como nación independiente. Pero como China la considera una provincia rebelde y quiere la reunificación, ha obstaculizado todos los intentos de la isla por unirse al organismo internacional. La ruptura de Costa Rica con Taiwán redujo a 24 la lista de aliados de la isla, en su mayoría pequeños países pobres, frente a los 170 que tienen lazos con China. Para Taiwán es vital que la jugada diplomática de San José no contagie al resto de la región, por lo que Chen está dispuesto a aumentar la apuesta financiando una represa hidroeléctrica para Honduras y una refinería en Guatemala. "Nosotros vamos a reevaluarla (la ayuda) y entonces tratar de realzar estos proyectos existentes para que sean más acordes a las necesidades actuales", sostuvo Chen el miércoles por la tarde en una entrevista con Reuters. Y dijo que China, la cuarta economía mundial según el Banco Mundial, "está haciendo una fuerte presión en el campo diplomático (...) para quitarnos todas las relaciones con el resto de los países". Algunos países centroamericanos como Nicaragua, Panamá y Honduras han dicho que mantendrán sus vínculos con Taiwán, pero no ocultan su deseo de tomar algún atajo que les permita vincularse a China. "No reconocer un país que tiene la quinta parte de la población del mundo es una tontería", dijo por su parte el presidente costarricense, Oscar Arias, justificando así su decisión de ruptura con Taipei tras reunirse con Yafei. Por lo pronto, a la cumbre en Honduras con Chen, no asistieron el presidente de Panamá, Martín Torrijos, ni el nicaragüense, Daniel Ortega, a quien el mandatario taiwanés visitará el fin de semana luego de pasar por El Salvador. La mayoría de los países centroamericanos han sido durante décadas aliados de Taiwán, que los ha mantenido cerca financiando puertos, carreteras y hospitales y con inversiones millonarias en sectores como el marítimo. Años atrás, cuando China permanecía aislada del mundo, la elección era fácil, pero tras su apertura al mercado mundial de comercio e inversiones hay quienes creen que la batalla está perdida para Taiwán. "Por el tamaño e importancia de su economía pragmáticamente estos países (centroamericanos) terminarán ligados en principio comercial y después diplomáticamente con Pekín", dijo la analista y escritora hondureña Julieta Castellanos.

Descarga la aplicación

en google play en google play