Escúchenos en línea

Informe psiquiátrico definirá futuro de exdictador guatemalteco procesado por genocidio

Ciudad Guatemala. Agencias. | 4 de Agosto de 2015 a las 15:57

El exdictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, procesado por genocidio, ingresó este martes a un hospital psiquiátrico privado donde será sometido a una evaluación crucial para determinar si podrá enfrentar un nuevo juicio por la matanza de indígenas durante su régimen.

El general retirado de 89 años, quien gobernó con mano de hierro entre 1982 y 1983, permanecerá internado del 4 al 15 de agosto para ser evaluado por expertos en el sanatorio privado Los Pinos, en la periferia sur de Ciudad de Guatemala.

El resultado de los exámenes psiquiátricos definirá el futuro del anciano exdictador, quien ingresó al hospital postrado en una camilla y cubierto de pies a cabeza con una frazada.

La nueva evaluación fue solicitada por la Fiscalía tras refutar un informe del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), que en julio pasado declaró a Ríos Montt con incapacidad mental.

"Si se confirma lo de Inacif, prácticamente se le declara interdicto y no hay juicio. Pero si el resultado es otro no habrá manera de evitar el juicio", dijo a la AFP Edgar Gutiérrez, coordinador del Instituto de Problemas Nacionales de la estatal Universidad de San Carlos.

Según el analista, de ratificarse la situación mental del exdictador, se concluye la persecución penal por la masacre de 1.771 indígenas maya-ixiles que el ejército perpetró durante su régimen de facto.

Sin embargo, Gutiérrez explicó que hay muchas dudas sobre la veracidad del estudio del Inacif debido a que se realizó sin la supervisión del tribunal a cargo del caso.

El traslado al psiquiátrico privado fue ordenado por el Tribunal B de Mayor Riesgo, a cargo del caso por genocidio, al acatar un recurso de amparo a favor del exdictador para evitar que fuera internado en el estatal Hospital Nacional de Salud Mental Federico Mora.

La internación en el hospital público estaba prevista para el miércoles pasado, pero una Corte de Apelaciones ordenó hacer la evaluación en el centro privado por un pedido de la defensa del general, que cuestionó la falta de seguridad adecuada en el centro estatal.

La resolución de enviar al sanatorio privado irritó a los representantes de las víctimas de las matanzas, aunque prefirieron no adelantar criterios sobre el futuro del caso al señalar que esperarán el resultado de las evaluaciones.

"Consideramos que se desvirtúa mucho (el sentido del examen mental) y esperaremos el final de esta evaluación para tomar una decisión al respecto", dijo a la AFP Héctor Reyes, abogado del Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos (Caldh), querellante en el caso.

De acuerdo con el jurista, la evaluación en el centro privado limitará el trabajo de los especialistas para rendir un informe certero.

"Al estar en un hospital privado bajo la colaboración de familia, amigos, etcétera, consideramos que será muy difícil para el panel de expertos designados hacer un trabajo objetivo e imparcial", agregó Reyes.

Ríos Montt debe comparecer ante la justicia luego de que la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia legal del país, anulara una sentencia a 80 años de prisión por genocidio dictada el 10 de mayo de 2013 alegando errores procesales, por lo que ordenó reabrir el juicio.

Para Gutiérrez, aun cuando no haya juicio, los familiares de las víctimas de las matanzas "ya ganaron" al haber obtenido una sentencia histórica.

"Las víctimas ya ganaron. Ellos lo que querían es que se les creyese que hubo gente inocente que murió, que se les violó su derecho humano a la vida, que lo dijera un juez con verdad jurídica", apuntó el experto.

Los querellantes atribuyen el genocidio cometido durante el régimen de Ríos Montt a una política de exterminio contra el pueblo indígena, que los militares consideraban base de apoyo de los movimientos insurgentes durante la guerra civil que padeció el país entre 1960 y 1996.


Descarga la aplicación

en google play en google play