Escúchenos en línea

21 años separadas por los guardias asesinos, madre e hija se reencuentran en El Salvador

MiPunto.com. Desde San Salvador. | 26 de Agosto de 2007 a las 00:00
Con fuertes abrazos y en un animado ambiente de celebración, Blanca Lidia Aguilar y su hija Lidia del Carmen Benítez, pusieron fin este domingo a 21 años y seis meses de separación debido a la cruenta guerra civil que vivió El Salvador entre 1980 y 1992. "No tengo muchas palabras que decir, sólo puedo decir que me encuentro contenta y feliz porque he encontrado a mi madre", dijo a la AFP Lidia del Carmen, una campesina de 22 años que llegó este domingo hasta el colegio Sagrado Corazón, en el oeste de la capital, para concretar el esperado momento. Por su parte, Blanca Lidia, un ama de casa de 47 años, aseguró que el reencuentro con su hija "es una inmensa alegria", ya que pone fin a cerca de 22 años de una "tremenda angustia" que comenzó al tener que dejar a su niña con seis meses de vida debido a la guerra civil. "El hecho de dejar a mi hija fue porque hubo una masacre en el cantón El Aceituno del municipio de Villa El Triunfo (120 km al este de San Salvador). La masacre fue cometida por la Fuerza Armada y yo tuve que salir en desbandada para ver si salvaba mi vida", comentó Blanca Lidia a la AFP. En la masacre de El Aceituno, cometida por el ejército el 9 de setiembre de 1981, perdieron la vida 150 personas, de las cuales 16 eran familiares de Blanca Lidia, incluyendo a su esposo. Los civiles de la zona del Aceituno eran buscados por el ejército acusados de colaborar con la entonces guerrilla izquierdista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). "Con el dolor de mi alma y porque me buscaban para matarme, por eso dejé a mi niña depositada. Fue una obligación forzosa para defender mi vida", señaló Blanca Lidia, quien confesó además que "estos casi 22 años fueron duros, un dolor de mi alma que sentía, pero nunca perdí la esperanza de encontrarla". Este domingo, Lidia del Carmen le presentó a su madre a sus dos hijos, Enoc y Vladimir, de seis años, y a su hija Joselyn, de 4. Tras abrazar a sus nietos, Blanca Lidia le presentó a su hija a sus hermanos Marta Luz (20), Juan José (15), María Margarita (11), Bartolomé (9) y a Cruz Antonia (8), que concibió en un segundo matrimonio. El reencuentro de madre e hija se produjo en el marco de la celebración del 13 aniversario de la Asociación Pro-Búsqueda de los Niños y Niñas desaparecidos, fundada en 1994 por el sacerdote español Jon Cortina, ya fallecido. En trece años, el organismo humanitario pudo ubicar hasta ahora a 331 niños víctimas de la desaparición forzada en El Salvador. Pro-Búsqueda tiene el desafio de hallar a otros 459 niños desaparecidos en zonas de combate. En muchos de esos casos, el ejército alegó que los niños fueron rescatados y entregados a la Cruz Roja, que los remitió a orfanatos desde donde fueron dados en adopciones irregulares. "Que se desatape la verdad, que se practique la justicia", se leía este domingo en una pancarta colocada en un auditorio del colegio donde se celebró el aniversario de Pro-Búsqueda con un acto popular que contó con la asistencia de jóvenes que después de muchos años encontraron a sus padres.

Descarga la aplicación

en google play en google play