En Panamá la corrupción conduce al ex presidente Ricardo Martinelli

Ciudad Panamá. Por Osvaldo Rodríguez Martínez */PL | 2 de Septiembre de 2015 a las 10:28

La figura de Ricardo Martinelli, tácitamente uno de los dueños de Panamá, pasó de la percepción popular del empresario hábil y exitoso, al presidente (2009-2014) que presuntamente encabezó la mayor red de corrupción administrativa descubierta en el país.

Y hay que reiterar el término "percepción" porque hasta el momento, cuando simultáneamente están abiertos tres expedientes en su contra y su nombre se menciona en otros procesos, no hay ninguna acusación formal que lo instruya de cargos y llame a juicio.

Al seguir cada uno de los casos de desfalco a las arcas estatales, la traza de pruebas se difumina cuando se acerca a la figura principal que muchos señalan por su nombre, pero pocos, o casi ninguno, tienen cómo demostrarlo.

Figuras claves para la justicia como su secretario personal Adolfo Obarrio, y los oficiales del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) Ronny Rodríguez y William Pitty, están prófugos y tienen orden de búsqueda y captura a través de la Interpol (Policía Internacional).

Despiertan suspicacias en la sociedad panameña que supuestos involucrados en casos de corrupción salen del país como forma sutil de evadir la justicia.

Uno de los que abandonó recientemente Panamá rumbo a Estados Unidos, fue el empresario Javier Pariente, considerado el artífice del oscuro negocio de la comida deshidratada desde su antiguo cargo de vicepresidente ejecutivo de Importadora Ricamar, propiedad del anterior mandatario.

También se marchó con igual destino el empresario venezolano Luis Aular Peralta, dueño de la empresa Outsourcing de Venezuela, S.A., que se asoció con Pariente para un contrato estatal destinado a construir la llamada Cadena de Frío, al parecer fraudulento según investigaciones del diario La Prensa.

La concesión del proyecto por valor de 75 millones de dólares la adjudicó Demetrio Papadimitriu, ministro de la Presidencia del pasado gobierno, también en el exterior, y la fuente señala un pago al abogado Amado Arjona por "honorarios profesionales" de 9,5 millones de dólares, cuyo rastro supone que son comisiones.

Del anterior monto, en la cuenta del abogado quedaron 1,5 millones y el resto pasaron a dos empresas representadas por empleados suyos, a partir de las cuales se pierde la ruta que siguió el dinero.

Arjona, quien también viajó al extranjero, aparece involucrado igualmente en un contrato similar de 12 millones de dólares en dos casos que se investigan sobre adquisición de comida deshidratada, de "dudosa calidad y altos precios", para distribuir a estudiantes de escuelas públicas.

Según el diario, de los 60 millones de dólares que pagó la administración de Martinelli por los alimentos, la brasileña Prativita Nutricionales Ltda., fabricante del producto, recibió solo 13,7 millones en su cuenta del Banco Do Brasil en Nueva York.

En estas operaciones actuó como vendedora Lerkshore International Limited, representada por el empresario panameño Rubén de Ycaza, al cual se le demostró que ingresó parte de sus ganancias al Towerbank, entidad que posteriormente rechazó por sospechosa otra similar, refirió la fuente.

La Contraloría General de la República ratificó en un informe de auditoría que la lesión patrimonial por este caso se calcula en unos 45 millones de dólares, la misma cifra que ingresó a la mencionada empresa por los pagos del gubernamental Programa de Ayuda Nacional, bajo la dirección de Giacomo Tamburelli, actualmente procesado.

Testigos con peor suerte

Otro "testigo clave", quien al parecer no se plegó al chantaje del silencio, es el investigador de la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) Vernon Ramos, quien desapareció sin dejar rastros desde el 16 de noviembre de 2012, cuando indagaba sobre ilícitos en la casa de valores Financial Pacific (FP).

Y más reciente, un "testigo protegido" aseguró que recibió disparos sobre su auto, por lo que debió partir al extranjero con su familia por seguridad.

Pocos días después Martinelli anunció a través de su cuenta de Twitter que "un tal Agrazal", quien era la prueba contra él por el espionaje telefónico, se retractó de imputarlo.

Casi simultáneamente, por la misma vía, su vocero Eduardo Camacho denunció supuestas amenazas del CSN contra Jaime Agrazal para "evitar que se conozca como armaron expediente" del espionaje telefónico donde involucraron "falsamente" al expresidente, según el mensaje.

Según el periódico local Crítica, propiedad de Martinelli que cita como fuente a Camacho, se trata de un exagente del CSN, sobre el cual empezaron las amenazas después que el exmandatario reveló el arrepentimiento de las acusaciones.

Pero tal vez el caso más relevante contra el exmandatario, "autoexiliado" en Estados Unidos desde febrero último, sea la imputación directa de su participación en una operación de lavado de activos y actuaciones ilícitas en bolsa de valores de Canadá.

La aparición voluntaria de un testigo excepcional prófugo de la justicia involucró directamente a Martinelli con FP y ratificó las declaraciones de una exempleada de la misma, Mayte Pellegrini, en reclusión domiciliaria acusada de robar 12 millones de dólares a clientes de la entidad.

"Hasta ahora no me han podido encontrar ni bienes, ni dinero en efectivo, ni cuentas bancarias que lo demuestren, en cambio, yo denuncié lo que estaba ocurriendo dentro de FP y dije de la participación de Martinelli, pero no me escucharon", declaró Pellegrini a Prensa Latina.

Me enviaron al reclusorio de mujeres en prisión preventiva y me propusieron que si me retractaba de las acusaciones, nos liberarían a mi hermano, a un amigo y a mí, y ese documento fue elaborado por el entonces Procurador de la Nación y actual presidente de la CSJ, José Ayú Prado, afirmó.

A todos, incluida mi mamá, a quien también detuvieron, nos acusan de ser el cerebro del delito financiero en FP.

Yo me encontraba en Brasil, pero regresé a enfrentar esto y empecé a denunciar cosas y presentar pruebas, pero me percaté que todo estaba preparado para sancionarme, dijo.

Al principio pensé que Martinelli pretendía con eso esconder lo de la manipulación de las acciones de Petaquilla Gold, que hizo desde High Spirit, su cuenta en la casa de valores, pero después con lo que ha salido, percibí que quería esconder algo mucho más grande, opinó Pellegrini.

Ahora son investigados por las relaciones con el ente financiero, Aron Mizrachi, y Felipe Virzi, cuñado e integrante del llamado círculo cero del expresidente, respectivamente, a través de los cuales actuaba, y él trató de tapar eso, pero no contó con mi postura de denunciarlo todo, agregó.

Otro caso que ya cuenta con aval del Tribunal de Nápoles fue el de la compra de radares a una empresa italiana, por cuyo contrato Martinelli recibió comisión, lo que consta en el fallo contra Valter Lavítola, quien fue culpado por extorsión.

La justicia napolitana investigó a fondo el supuesto desvío de más de 25 millones de dólares en comisiones por el contrato a Finmeccanica, cuya próxima audiencia está fijada para el 29 de octubre.

"La información recibida menciona directamente al expresidente de la República Ricardo Martinelli y por esta razón fue remitida a la Corte Suprema de Justicia", explicó al diario La Prensa, Mónica de León, vocera de la Cancillería panameña.

A pesar del cúmulo de imputaciones, el expresidente y sus más furibundos defensores repiten que se trata de "persecución política", argumento que a nivel de la sociedad pocos dan crédito.

Algunos, como la integrante del Partido Revolucionario Democrático, Balbina Herrera, reiteran públicamente que esperan ver sentado al máximo culpable ante la justicia panameña; en cambio, otros, como Pellegrini, afirman no confiar en el sistema porque asumen que hay complicidad.

Para los analistas se trata de un enfrentamiento entre grupos económicos que se ajustan cuentas al más puro estilo de las mafias, y todo llegará hasta donde quiera llevarlo el que actualmente tiene más poder.

En cambio, el ciudadano humilde observa el escenario y opina que algo está cambiando en su país, mientras sueña con una sociedad mejorada.

*Corresponsal de Prensa Latina en Panamá.