Escúchenos en línea

Con mucho ingenio los hondureños sobreviven a la sequía en Tegucigalpa

Tegucigalpa. Agencias. | 22 de Septiembre de 2015 a las 11:21

Caminar varios kilómetros con una mata de maíz en mano, para rescatarla de la sequía, no es una idea disparatada; ¡es una realidad en Tegucigalpa!

Hace algunos días, en la carretera que conduce al sur de la capital, un sexagenario caminaba cargando consigo una mata amarillenta con sus raíces. Según dijo un vecino, este la plantaría en otro terreno donde tuviera agua para regarla ¿Dijo eso en serio o en broma?

Lo cierto es que la sequía ha afectado a 13 departamentos en donde los agricultores han llegado a perder hasta el 80 por ciento de los cultivos de maíz y frijol.

El difícil acceso al líquido vital en las colonias capitalinas también orilla al ingenio. Para el caso, convertir una refrigeradora en una pila, no es una locura; ¡es una realidad en las zonas marginales de la capital!

En la colonia Villa Unión de Comayagüela, los inquilinos de unas covachas de madera rescataron una “refri” inservible y simplemente la “acostaron” para que les sirviera para almacenar agua.

La búsqueda del valioso mineral ha llevado a muchos habitantes a merodear en los bajos de los puentes capitalinos, donde por lo general, desde un “tubito” o un agujero brota un “chorrito” de agua.

Abajo del puente Carías, en Comayagüela, una familia entera se turna para colocarse bajo un chorro de agua que sale de un tubo. Allí mismo lavan su ropa.

No importa si el agua está limpia ni de dónde proviene, porque lo peor es permanecer sin bañarse.

Todas estas personas esperan las típicas lluvias del mes de septiembre, como “el agua de mayo”. Pero, al parecer, El Niño está racionándoles el agua a los hondureños en todo el territorio.


Descarga la aplicación

en google play en google play