Escúchenos en línea

Nuevo presidente de congreso panameño, enemigo de EEUU

Varias agencias. Desde ciudad Panamá. | 1 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Afirmando que su elección reafirma la voluntad soberana de los panameños sin injerencias extranjeras, el diputado Pedro Miguel González, que fue procesado y declarado inocente acá hace diez años por la muerte de un soldado estadounidense, resultó escogido el sábado presidente de la Asamblea Legislativa. González, del gobernante Partido Revolucionario Democrático (PRD), fue elegido con el respaldo de 50 de los 77 legisladores. González es hijo del difunto Gerardo González, uno de los fundadores del PRD y quien fue amigo del también desaparecido hombre fuerte de Panamá, general Omar Torrijos, padre del actual presidente. Su rival, Wigberto Quintero, del opositor partido Movimiento Nacional Republicano Nacionalista (MOLINERA), onsiguió 26 votos. González, que fue postulado a la presidencia del Congreso por PRD y el Partido Popular (PP), ambos en el gobierno, sustituye en el cargo a su colega del PRD Elías Castillo, quien fue titular del Parlamento por dos legislaturas consecutivas. "La época del tutelaje en la que Estados Unidos tenía la última palabra para determinar quienes y como debían gobernar nuestra nación se acabo...", señaló González en un discurso tras ser escogido y aludiendo a supuesta presiones para evitar su elección. Sin embargo, González anunció que "eventualmente" tomará una decisión respecto a su futuro, dejando entrever que podría renunciar porque no quería, según explicó, convertirse en "una carga de profundidad o en el talón de Aquiles" del gobierno. El diputado se reunió en la víspera con representantes del sector empresarial, quienes le expresaron preocupación porque su elección pudiera frenar la ratificación por parte del congreso de Estados Unidos del acuerdo de libre comercio con Panamá. "Ya no se trata de presiones del gobierno norteamericano sino de la preocupación de ciudadanos que reconocen que este tratado representa una herramienta poderosa para nuestro desarrollo y expresaron preocupación...", dijo González. El legislador hizo un relato sobre su actividad política y sobre los años que vivió clandestino, tras ser acusado por la muerte del soldado estadounidense Zak Hernández en 1992. "Una acusación injusta me obligó a vivir en la clandestinidad más de dos años y medios para luego ser encarcelado por casi tres años mientras esperaba ser juzgado", dijo. "Fui absuelto por unanimidad de un jurado de conciencia... pero Estados Unidos de manera injusta y arbitraria hasta el momento, casi diez años después, desconoce el resultado de un proceso en el que participaron de principio a fin", expresó. El soldado Hernández fue muerto a tiros en una emboscada mientras viajaba en un vehículo militar en las afueras de la capital en 1992, en medio de brotes de protestas por la visita a Panamá de el entonces presidente George Bush. El crimen ocurrió dos años después de la invasión militar de Estados Unidos a este país que derrocó al dictador Manuel Antonio Noriega y que fue ordenada por Bush González se entregó a la justicia durante el gobierno de Ernesto Pérez Balladares del PRD.

Furiosa reacción de EEUU

El Departamento de Estado de EEUU dijo el sábado que existe una orden de arresto contra González, por el asesinato de un soldado del ejército norteamericano, ocurrido en 1992. Un comunicado de prensa enviado a Acan-Efe por la Embajada de estadounidense en Panamá señala que "EEUU esta profundamente desconcertado que la Asamblea Nacional de Diputados eligió a Pedro Miguel González de entre sus miembros para ser el presidente del Parlamento". Agrega que "González y otros han sido encausados en EEUU por cargos incluyendo asesinato en primer grado, conspiración para asesinar e intento de asesinato de un ciudadano estadounidense tras el crimen del sargento del Ejército de EEUU, Zack Hernández, y el intento de asesinato del sargento del Ronald T. Marshall en una emboscada cerca de la localidad de Chilibre el 10 de junio de 1992". "Existe una orden de arresto para González", señala el documento oficial estadounidense. "Los Estados Unidos quiere a aquellos responsables del asesinato del sargento Hernández y del intento del asesinato del sargento T. Marshall en frente de la justicia", agrega el comunicado del Departamento de Estado, firmado por Tom Casey, vicevocero de esa Secretaría. "Fui a juicio y fui absuelto por unanimidad por un jurado de conciencia el 1 de noviembre de 1997, pero Estados Unidos de manera arbitraria e injusta, casi 10 años después, desconoce el resultado de ese proceso", dijo González hoy en su discurso de toma de posesión. El presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento) aseguró hoy que "una acusación injusta" le "obligó a vivir en la clandestinidad por más de dos años y medio para luego ser encarcelado por casi tres años, mientras esperaba ser juzgado". "Clandestino o preso siempre estuve pendiente del acontecer nacional. Más de cinco años de mi vida en esa condición sólo sirvieron para forjar más mi vocación patriótica y mi compromiso con los grandes objetivos nacionales", enfatizó. Según González, su vida "está marcada por una coyuntura histórica de luto y de dolor, de sufrimiento y destrucción, pero también de lucha, de esperanza y de honor y de dignidad". El legislador se refirió así al caso de la muerte, el 10 de junio de 1992, del soldado estadounidense destacado en Panamá Zack Hernández. "La muerte de todo ser humano es dolorosa (y) así lo fue la del soldado muerto en una emboscada el 10 de junio de 1992, en medio la protesta que generó en este país la frustrada visita a Panamá de quien había ordenado la invasión de 1989 (en alusión al presidente George Bush, padre)", señaló González. El presidente del Parlamento dijo que "después del trauma que significó esa invasión, los panameños nos hemos esforzado por construir una relación de respeto mutuo entre los dos países (Panamá y EE.UU.) que no debe ser tirada por la borda por una injusticia". Una fuente de la embajada estadounidense en esta capital dijo a Acan-EFE que "a pesar de las dificultades que estos hechos presentan EEUU permanece comprometido a trabajar con el Gobierno y el pueblo panameño en nuestra agenda compartida en apoyo al comercio, fortalecimiento de la democracia y mayor prosperidad para nuestros ciudadanos".

Descarga la aplicación

en google play en google play