Escúchenos en línea

Gobierno de El Salvador impulsa más proyectos de energía limpia

San Salvador. El Economista. | 5 de Octubre de 2015 a las 13:30

Un estudio elaborado  por  el Consejo Nacional de Energía (CNE) y que contó con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y otras entidades, estableció que la red eléctrica en El Salvador puede, sin ningún problema, aceptar hasta 150 mw de energía producida por  métodos renovables no tradicionales como eólica y  fotovoltaica.

 Jason Seuc,  oficial de medio ambiente y Manuel Cerrato, especialista en energía limpia de USAID, compartieron en El Economista Radio los resultados del estudio que permitieron al CNE anunciar recientemente el proceso de licitación de 150 MW de energía producida exclusivamente por el sol y el viento, que implicará una inversión de más de $300 millones y el beneficio para unos 250,000 hogares en el país.

El proceso de licitación debería comenzar en el  último trimestre de 2015 para que la inyección de energía limpia sea una realidad a partir del año 2018 de acuerdo con los lineamientos estratégicos establecidos por el CNE.

En este proceso las energías renovables no tradicionales pasarían a ser en tres años el 20 % de la matriz energética.

“Según datos de la Comisión Ejecutiva para América Latina y el Caribe (CEPAL),  la matriz energética de El Salvador está constituida en más del 50 % por energía generada con renovables”,  dijo Seuc, es decir,  por energía generada por la geotermia e hidroeléctrica.

“Se trabaja para definir qué porcentaje de los 150 MW se le va a dejar a la eólica porque ya se tienen proyectos pero el gobierno debe definir esas bandas” dijo Cerrato. Según el estudio un 12 % de podría ser solar y el resto eólica de cara a 2018. Eso implicaría unos 204 proyectos con paneles solares, actualmente existen 11; y crear unos 40 proyectos de energía generada por el viento, de los cuales no existe aún ninguno en el país.

Para los expertos de USAID, uno de los principales obstáculos para la generación de energías renovables no tradicionales ha sido el costo de la tecnología que se utiliza, aunque eso va cambiando poco a poco volviéndose cada vez más viables.

Una de las ventajas de establecer proyectos de este tipo es que además de la diversificación se está preparando al recurso humano calificado para poder ser  para ser parte de las empresas que decidan  invertir en El Salvador, estableciendo sus centrales generadoras de electricidad.

Se necesitan  otras opciones de energías

La situación climatológica que ha atravesado la región  también ha generado un fuerte impacto en la generación eléctrica, por lo que diversificar y establecer las nuevas formas de generación debe ser una medida inmediata, aseguran los especialistas.  “Las condiciones (medioambientales) del futuro no son seguras y por eso es importante diversificar”, puntualizó Seuc.

A septiembre la producción térmica alcanzaba el   48.3 % del total, la hidráulica el 30.2 %,  la geotérmica el  13. 1 % y la producida por biomasa es del 8.3 %.

La “Iniciativa Regional de energía limpia” de USAID trabaja en el istmo desde 2012 en un plan que finalizaría en 2017, con una inversión que supera los $9.7 millones.

Actualmente en la región, hay  236 proyectos de energía fotovoltaica, Honduras es el país que más centrales de este tipo posee (155), le sigue Guatemala con 55, mientras que hay  848 iniciativas de en energía eólica, la mayoría están en Panamá (220), Costa Rica (217) y Nicaragua (186).


Descarga la aplicación

en google play en google play