Escúchenos en línea

Paralizan la Zona Libre de Colón en Panamá para exigir exenciones fiscales

Ciudad Panamá. ACAN-EFE | 22 de Octubre de 2015 a las 13:11

La Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón realiza este jueves un paro patronal de 30 minutos para exigir al Gobierno de Panamá una serie de reformas, algunas fiscales que, a juicio de los empresarios aumentarán la competitividad de la deprimida zona franca, la más grande del continente americano.

De acuerdo a la convocatoria, entre las 11:45 y las 12:15 hora local (16:45 y 17:15 GMT) del almuerzo los empresarios de la Zona Libre de Colón (ZLC) se ubicarán a las puertas de sus negocios sin trabajar.

Una vez finalizada la protesta los usuarios de la zona libre entregarán un pliego de peticiones al gerente de la ZLC, Surse Pierpoint.

Asuntos como la deuda de importadores venezolanos, cercana a los 600 millones de dólares según datos oficiales panameños, y un arancel extraordinario del 5% que aplica Colombia a las reexportaciones de calzados y textiles, a lo que se ha sumado la desaceleración de la economía china afectan el desempeño de la Zona Libre de Colón.

De acuerdo a los datos oficiales, la zona libre registró una caída del 10,9 % en 2013 y del 12,3 % en 2014, una tendencia que se ha mantenido este año.

Los usuarios piden modificar la Ley 18 del 17 de junio de 1948 para eliminar impuestos y reducir tasas, como la que se cobra a los usuarios por el permiso de operación y por los servicios que la administración les presta en sus gestiones locales, pues las internacionales no pagan ningún impuesto.

La propuesta busca igualar los beneficios fiscales de la ZLC con los de otra zona de administración especial, Panamá Pacífico, a pocos kilómetros de la ciudad de Panamá, han dicho los proponentes.

El presidente de la Asociación de Usuarios, Marcos Téllez, dijo la semana pasada que 23.000 empleos están en riesgos de no mejorar la situación económica de la ZLC.

Los empresarios de la zona franca también invitaron a los colonenses a unirse al reclamo, por la importancia económica que tiene esta fuente de empleo y riquezas para la ciudad y provincia.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, dijo ayer que los exportadores están en su derecho de protestar y que respeta la iniciativa, aunque dejó claro que la propuesta empresarial no es una prioridad de su Administración.

"Para mí primero es la Ley Colón Puerto Libre (...) porque es lo que va a beneficiar al pueblo y es el compromiso de los empresarios de Zona Libre de invertir en Colón Puerto Libre", declaró el miércoles Varela en la localidad turística colonense de Portobelo.

En junio pasado el Ejecutivo avaló modificar y añadir artículos a la Ley 29 de 1992 que creó el Sistema Especial de Puerto Libre para la provincia de Colón, para incentivar la inversión privada en conjunto con la pública y desarrollar un área de libre comercio en el Casco Antiguo de la costa atlántica.

Con el proyecto se extenderá el beneficio de la Zona Libre de Colón (ZLC) a las 16 calles de la ciudad y áreas aledañas lo que permitirá que los turistas y panameños puedan realizar sus compras al detal, sin pagar impuestos, hasta por 2.000 dólares anuales.

La norma establece un compromiso de contratación de mano de obra colonense para que los inversionistas puedan ser acreedores de los incentivos, entre otros.

En tercer lugar, dijo ayer Varela, "veremos el tema fiscal de los beneficios que quieren" los usuarios de la Zona Libre de Colón.

El gobernante aseveró que su Gobierno "quiere" ayudar a los usuarios de la ZLC abriendo "nuevos mercados, como el de Cuba" o "reactivando el mercado de Venezuela, el mercado de Colombia".

"Ayudarlos de una forma que estamos estudiando con el ministro de Economía y Finanzas (Dulcidio De la Guardia) para que ellos (los usuarios de la ZLC) puedan dar ciertos créditos que puedan ser descontados por la banca privada y estatal", añadió el mandatario, sin más precisiones.

De la Guardia ha explicado que luego que se implemente Colón Puerto Libre se examinará las peticiones de los usuarios, quienes serán los principales beneficiarios de esa norma, además de que la crisis es "coyuntural" y "nada va a resolverse exonerándolos más de impuestos", que a la postre representan no más de 200 millones de dólares anuales al fisco.


Descarga la aplicación

en google play en google play