Escúchenos en línea

Discriminación y el estigma a trabajadoras sexuales se mantiene en Honduras

Tegucigalpa. Agencia EFE. | 23 de Octubre de 2015 a las 16:40

El estigma y la discriminación hacia las trabajadoras sexuales aún persiste en los servicios de salud de Honduras, un país en el que estas mujeres también son víctimas de violencia, afirmaron este viernes organizaciones que las aglutinan.

Aunque el fenómeno del rechazo a este sector es mundial, la secretaria ejecutiva de la Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales (Red Trasex) de Latinoamérica y el Caribe, Elena Reynaga, dijo a Efe que en Honduras el estigma "es más conflictivo".

En Honduras es necesario "sensibilizar y concienciar" a las autoridades para "reducir el estigma y la discriminación" hacia las trabajadoras sexuales, subrayó.

Destacó que las mujeres que ejercen el trabajo sexual son víctimas de detenciones arbitrarias y reciben malos tratos cuando solicitan servicios médicos.

"En los centros de salud, muchas mujeres solo somos atendidas de la cintura para abajo, hay una sola preocupación: que no nos infectemos de VIH/sida y que nuestra vagina este sana", enfatizó la activista argentina.

Reynaga señaló que las trabajadoras sexuales continúan siendo consideradas como "un objeto de investigación no sujetas de derechos".

Añadió que muchas de las actitudes discriminatorias son producto de "la ignorancia, el fuerte machismo y el catolicismo", y que se trata de un problema complejo, en donde el grado real de discriminación y su repercusión en las personas es desconocido por el resto de la sociedad.

Advirtió, además, que la discriminación en contra de las integrantes de este grupo vulnerable obstaculiza la prevención de la transmisión del VIH/SIDA y otras infecciones de transmisión sexual.

La secretaria de la Red Trasex de Latinoamérica y el Caribe apuntó que los policías son los principales agresores y violadores de los derechos humanos de las trabajadoras sexuales en Honduras.

Lo anterior, aunado a la ola de violencia y delincuencia común que afecta al país, coloca a las trabajadoras sexuales en "una condición de mayor riesgo y vulnerabilidad", agregó.

Reynaga llamó la atención al Gobierno hondureño para que regule el trabajo sexual con el fin de garantizar a las mujeres el acceso a derechos y condiciones dignas y seguras para su ejercicio.

La activista participó este viernes en Tegucigalpa en el Foro Nacional "El Estado como garante de los derechos de las mujeres trabajadoras sexuales. Por una vida libre de estigma y discriminación".

La presidenta de la Red de Trabajadoras sexuales de Honduras, Regina Barahona, coincidió con Reynaga al asegurar que la falta de una regulación del trabajo sexual causa que "con mucha frecuencia padezcamos extorsiones, amenazas y detenciones arbitrarias".

En declaraciones a Efe, Barahona dijo que la discriminación se da de diversas formas y en varios escenarios, tales como el seno familiar, los servicios públicos, la educación y las actividades sociales.

Además, solicitó al Gobierno "cero impunidad" en los casos de las 19 trabajadoras sexuales asesinadas desde 2013, y así como garantía de los derechos civiles, políticos, culturales, económicos y sociales de este sector de la población.

Las mujeres también indicaron que "es urgente" que el Gobierno adopte e implemente políticas públicas, normativas jurídicas y otras acciones orientadas a proteger sus derechos humanos.


Descarga la aplicación

en google play en google play