Escúchenos en línea

Elecciones anticorrupción en Guatemala

Ciudad Guatemala. PL. | 25 de Octubre de 2015 a las 10:48

Cielo despejado y buen sol prevalecen en Guatemala, donde cierta apatía ciudadana sugiere el probable incremento del abstencionismo en esta segunda vuelta del sufragio con vistas a elegir al próximo presidente para el período 2016-2020.

Pareciera que las lluvias de las últimas semanas, además de causar afectaciones a 223 mil personas, diluyeron la indignación popular y la disposición a procurar el cambio que desde abril alentaron más de una veintena de protestas sabatinas hasta obligar a dimitir al expresidente Otto Pérez Molina (2012-2015).

Si el 6 de septiembre la participación ciudadana rompió récords históricos en la primera vuelta de los comicios, al superar los 70,38 puntos porcentuales -la cifra más alta en unas elecciones generales desde la entrada en vigencia de la Constitución de 1985-, otros son los pronósticos para esta jornada.

Muchas y muchos concuerdan en que la afluencia a las urnas y la conflictividad reflejada en torno a en esa fase inicial respondió a la euforia que primaba por los logros alcanzados por el movimiento anticorrupción tras las denuncias sobre el caso de defraudación aduanera conocido como La Línea.

Las imputaciones del Ministerio Público y de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, contra la exvicepresidenta Roxana Baldetti, el exgobernante y otros implicados en esa red criminal, sirvieron de resortes a un pueblo cansado de lidiar con el uso y abuso de sus recursos, argumentan politólogos e integrantes de organizaciones civiles.

Según el Tribunal Supremo Electoral, el 6 de septiembre ocurrieron disturbios en al menos 55 municipios de los 339 del país, al punto que hubo que tomar la determinación de repetir la elección de las autoridades locales en 11 de estas localidades, de siete departamentos diferentes, bajo resguardo de la autoridad.

Más superado ese momento, volvieron a imponerse los recelos y el desasosiego, los cuales prevalecen hasta esta jornada, que según analistas muestra a una población prácticamente descafeinada, por calificar de algún modo a sus pocas ganas de volver a acudir a los centros de votación.

Desde las 7:00 de la mañana de este domingo, hora local, dos mil 786 centros de votación y mil 582 juntas receptoras esperan por los más de 7,5 millones de electores habilitados para ejercer su derecho a decidir quién será el presidente entre Sandra Torres y Jimmy Morales, de la Unidad Nacional de la Esperanza y del Frente de Convergencia Nacional-Nación, de manera respectiva.

Encuestas reflejaron una separación entre ambos de 35 puntos porcentuales en las intenciones de voto, con ventaja para el humorista evangélico de 46 años de edad y desligado de la partidocracia tradicional, pero su contraparte pone en tela de juicio tales resultados y dice confiar en que el pueblo guatemalteco sabrá por quién votar este domingo, para bien de una nación urgida de un plan de gobierno serio y carente de improvisaciones.


Descarga la aplicación

en google play en google play