Escúchenos en línea

Indígenas guatemaltecos celebran a sus difuntos entre tumbas de colores

Ciudad Guatemala. EFE. | 1 de Noviembre de 2015 a las 13:06

Decenas de colores adornan las tumbas de los fallecidos en Chichicastenango, un municipio del departamento de Quiché situado a más de 145 kilómetros de la Ciudad de Guatemala y donde la mayoría de población es indígena.

Desde las 5 de la mañana, cuando los primeros rayos de luz del Sol iluminan los fuertes colores de las tumbas, los devotos salen de sus casas con pino y flores frescas para adornar a los muertos en el Día de los Fieles Difuntos, que se celebra en todo el país el primer día de noviembre.

Frente a la iglesia, decenas de hombres bailan ataviados con trajes brillantes y máscaras las danzas tradicionales del "Torito" y "Los Conquistadores".

Esto es solo un símbolo más de que la actividad el pueblo empieza temprano, con ventas de comida, frutas y artículos tradicionales como máscaras indígenas y trajes típicos.

Una familia llega con un envase de plástico que parten a la mitad, flores amarillas, hojas de pino y una botella de licor. Con estos objetos adornan la tumba del abuelo que falleció hace dos años.

Después de limpiar y adornar la tumba, que es un montículo de tierra con una cruz pintada de verde, el nombre del fallecido y la fecha de su muerte, desayunan tamales dulces y atol de maíz.

Para los indígenas de Chichicastenango, la muerte es una transición que mezcla sus creencias católicas y mayas.

En la entrada del cementerio, una mujer frente a una fogata realiza una oración en idioma quiché, pidiendo la bendición de Dios y los ancestros mayas, mientras un hombre la observa sentado sobre una tumba.

Chichicastenango es uno de los municipios más importantes del departamento por su riqueza cultural y turística, por lo que es común ver a visitantes de Estados Unidos y Europa en los mercados el domingo, sin embargo, el Día de Los Fieles Difuntos no se ve a ningún turista.

La marimba, instrumento nacional de Guatemala, suena durante todo el día y toda la noche. Los cofrades, líderes comunitarios en su mayoría ancianos, se sientan en una mesa rectangular de frente a las celebraciones, las cuales observan en silencio y con semblante serio y saludan ocasionalmente a quien pasa frente a ellos.

Los bailes se extienden por horas, hasta que los hombres, extenuados bajo el sol, arrastran los pies con cansancio tratando de mantener el ritmo de las canciones tradicionales y populares de la región y el país.

Las mujeres, también extenuadas, hacen comida desde bien temprano para los cientos de hambrientos. Miles de tortillas de maíz, caldos y dulces de la región hechos especialmente para la celebración, como buñuelos y torrejas, ambos dulces, fritos y hechos de masa con manjar.

A un poco más de 20 kilómetros, en el municipio de Sololá, los devotos colocan velas y pintan los mausoleos desde una noche antes de la celebración. Junto a los tradicionales elementos de esta fiesta, los creyentes también colocan cerveza, ron y bebidas gaseosas frente a las lápidas de sus familiares.

Este municipio también celebra la muerte con fervor, instalando ventas de comida a la entrada del cementerio para esperar a los cientos de visitantes.

A las orillas del lago de Atitlán cada población celebra a sus difuntos de distintas maneras, pero siempre con la pasión que genera en la tradición maya el viaje de las almas al inframundo.


Descarga la aplicación

en google play en google play