Escúchenos en línea

Feminicidio crece en toda Centro América

None | 25 de Julio de 2006 a las 00:00
En los últimos años, en las sociedades guatemalteca, salvadoreña, hondureña, nicaragüense, costarricense y panameña los actos de violencia contra las mujeres van en aumento. Cientos de mujeres han sido asesinadas cruelmente por sus parejas o ex parejas. Más de quince organizaciones que protegen los derechos humanos de las mujeres en los países de la región centroamericana, junto con el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) destacan que si bien existe legislación sobre violencia doméstica, las leyes son para tutelar a la familia pero no para proteger específicamente a la mujer. Las entidades hicieron la denuncia en una audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en su 125° período de sesiones en Guatemala. Por otra parte, el acceso de las mujeres a la justicia para denunciar los actos de violencia en su contra o para buscar mecanismos de protección es arduo. A veces tienen que recorrer largas distancias para denunciar los hechos. Luego, deben repetir varias veces su historia: a la policía, a la fiscalía, al juez, a la trabajadora social, etc. Las personas que les atienden no siempre han sido capacitadas o sensibilizadas sobre la violencia de género y reciben a las mujeres con estereotipos sexistas que las amedrentan y humillan por lo que no en pocas ocasiones desisten de la denuncia. El largo papeleo y en ocasiones la necesidad de contar con un/a abogado/a pese a que no tienen recursos para pagarle es otro factor que hace que las mujeres víctimas de violencia no accedan a la justicia. Además las medidas cautelares y de protección para las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar no son totalmente efectivas, lo que aumenta el riesgo para ellas. Incluso, algunas después de haber recurrido, en reiteradas ocasiones, a denunciar los hechos y tener medidas de protección, terminan asesinadas a manos de sus agresores. Las denunciantes manifestaron a la CIDH que la "conciliación o mediación" debía ser erradicada en casos de violencia doméstica, pues es una medida que pretende conciliar entre el agresor y la agredida, ignorándose en la mayoría de los casos que la mujer está en una situación de especial vulnerabilidad que la obliga a aceptar los términos de la conciliación aunque vayan en su perjuicio; por ejemplo, la mujer entra a considerar su situación económica, la posible desintegración familiar y la vergüenza social, entre otros. En algunos países de la región, la conciliación opera hasta para delitos sexuales cometidos en contra de las mujeres. Se indicó también que no son pocas las ocasiones en que las mujeres deben salir de sus hogares después de ser agredidas para salvar sus vidas, sin embargo, en la región son casi inexistentes los albergues para la protección integral de las mujeres que han sido objeto de violencia intrafamiliar. Las organizaciones hicieron un llamado a los Estados para que asuman el compromiso de valorar la violencia doméstica como lo que es: un problema de salud pública. A tal efecto deben facilitar los recursos necesarios para implementar los programas y políticas que al día de hoy han quedado sólo en el papel o se han implementado parcialmente. Se requiere de la actuación armónica del Poder Ejecutivo, del Poder Judicial y del Legislativo para atender esta problemática integralmente.

Agencia Adital.


Descarga la aplicación

en google play en google play