Escúchenos en línea

Oraciones, flores y platillos en Día de Muertos en El Salvador

San Salvador. Agencia PL. | 2 de Noviembre de 2015 a las 13:34

Miles de salvadoreños acudirán este lunes Día de Muertos o de Los Difuntos a los cementerios donde renovarán flores, rezarán o compartirán en familia los recuerdos de sus allegados fallecidos, como parte de una tradición devenida festividad.

Además de escuchar misas para bendecir las tumbas y rezar por las almas en los camposantos, también disfrutarán de los platillos típicos como hojuelas con miel de panela, ayote en miel, las populares pupusas y otras delicias.

Días antes de esta fecha trabajadores o miembros de la familia acuden para limpiar y pintar la tumba que visitarán.

Sobre el origen de esta tradición se cuenta que en las antiguas culturas indígenas de los aztecas, mayas, purepechas, nahuas y totonacas, durante tres mil años hicieron rituales dedicados a sus ancestros que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

Los conquistadores españoles, en un intento de convertir a los nativos de esta región al catolicismo, cambiaron la fecha del ritual para el inicio de noviembre; de esta manera coincidían con las festividades católicas del Día de todos los Santos y Todas las Almas.

El sincretismo cultural donde se mezclan elementos de las costumbres de los pueblos originarios y del catolicismo, dio lugar a las maneras particulares de esta festividad.

Al igual que en casi toda la región mesoamericana y países de Suramérica, en El Salvador este día se aprovecha para agasajar a los seres queridos que murieron y cuyos restos yacen en los más diversos cementerios y enterramientos de este país.

El camposanto se vuelve un hervidero de personas, algunas lloran, otras comen, le pasan una mano a las lápidas, arreglan las flores, y hasta algunos mariachis cantan las piezas preferidas de los muertos a petición de los amigos o familias reunidas.

Este singular momento se mezcla con la también peculiaridad de buena parte de los cementerios de este país, llenos de tumbas de colores vivaces como el azul, verde o violeta, lejos de los grises marmóreos de los camposantos de otras partes del mundo.

Según un estudio de Salvador Augusto López Torres, basado en una amplia literatura sobre el Día de Muertos en El Salvador, "en la raíz y tronco de esta celebración hay un fundamento indígena, con la copa del árbol católica y unas pocas ramas cristiano-evangélicas". Como siempre, este día los cementerios permanecen abiertos 12 horas; el transporte público, las fuerzas del orden y la salud, estarán garantizados para cualquier evento que pueda ocurrir en la jornada, que lejos de parecer un día triste, es de conmemoración de la vida.


Descarga la aplicación

en google play en google play