Escúchenos en línea

Flores para los fieles difuntos, una costumbre panameña

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 2 de Noviembre de 2015 a las 16:06

Como cada año, para esta fecha, Álvaro acudió temprano al capitalino mercado de San Felipe Neri, en busca de un ramo de flores rojas para su amada que "descansa tranquila hace cinco años en el paraíso con Dios".

Y es que en Panamá, al igual que muchas otras culturas occidentales, honran la memoria de sus difuntos colocando flores, en este caso rojas por referirse a un ser querido como establece la tradición, impuesta desde la antigüedad.

Entonces los muertos eran expuestos a la intemperie durante varios días, con el propósito de ser velados y pedir por sus almas; pero también corrían el riesgo de descomponerse más rápidamente, sobre todo en la época de calor.

Situación que provocaba olores desagradables que eran enmascarados con el aroma del incienso mientras se quemaba y con las flores que cubrían el féretro, la mayoría blancas.

Con la modernidad surgieron las técnicas destinadas a preservar por más tiempo el cuerpo de los difuntos sin correr el riesgo de una descomposición, pero la costumbre de poner flores perduró hasta nuestros días, como muestra de cariño, respeto y dolor.

Sentimientos, oraciones, reflexiones y ofrendas florales que también se hicieron presente en el Mausoleo que guardan los restos de los Próceres de la Patria, protagonistas de la gesta del 3 de noviembre de 1903, en que Panamá declaró la separación de Colombia.


Descarga la aplicación

en google play en google play