Escúchenos en línea

Noviembre, mes de la Patria en Panamá

Ciudad Panamá. Por Nubia Piqueras Grosso */PL | 3 de Noviembre de 2015 a las 12:28

Cinco hechos trascendentales en la historia de Panamá, acaecidos en noviembre, lo convierten en el mes de la Patria.

Y como cada año, los panameños conmemoran la separación de Colombia y el apoyo brindado por la provincia caribeña de Colón a este suceso, el Día de la Bandera y el Grito de Independencia de la Villa de los Santos que desencadenó la emancipación de España, pocos días después. Intentos separatistas que suman 17, según la historia, tras la fundación de la colonia española.

Pero no fue hasta el 3 de noviembre de 1903 que se consumó uno de ellos con la proclamación, en esta ciudad, de la independencia de Panamá de Colombia, nación vecina cuyo Congreso rechazó la firma del Tratado Herrán-Hay con Estados Unidos, el cual impulsaría el proyecto del Canal, iniciado por los franceses en 1881.

Acontecimiento este que catalizó la conspiración para estimular, desde la sombra y con el apoyo de las cañoneras, la ruptura con Colombia mediante empresarios estrechamente vinculados al presidente estadounidense Franklin Roosevelt, apuntó en un artículo el profesor Olmedo Beluche.

A la crisis económica que padecía el país vino a sumarse en 1899 el estallido de la Guerra de los Mil Días, en la que durante tres años los ejércitos liberales y conservadores agotaron la ya deprimida riqueza del Istmo, que se convirtió en un campo de batalla.

Este factor, el expansionismo de Estados Unidos y otras situaciones como las diferencias estructurales imposibles de disimular entre Panamá y Colombia, alimentaron la decisión de renunciar a la tutela de la nación suramericana, estimulados por el norteño vecino.

La redacción del Acta de Independencia del Istmo fue encomendada por el jefe de la revolución José Agustín Arango al jurista panameño con una activa vida política Carlos Antonio Mendoza, prominente figura del Partido Liberal.

Pese a la proclama, al amanecer del 3 de noviembre los barcos colombianos Cartagena y Alexander Bixio arribaron a la Bahía de Colón, donde desembarcaron hombres bien armados, con intenciones de avanzar hacia la capital para liberar a sus jefes e impedir el éxito del movimiento separatista.

Sin embargo, tales deseos fueron frenados por las autoridades del ferrocarril, una agencia de Estados Unidos, y por miembros de la Junta Revolucionaria colonense dirigida por el alcalde Eleazar Guerrero.

Textos históricos reflejan los nexos de intereses estadounidenses que unían a las compañías del Ferrocarril de Panamá, la Nueva del Canal (francesa) y a protagonistas de los hechos como Arango y Manuel Amador Guerrero, quienes tenían como cerebro de la conspiración a William N. Cromwell, que desde Nueva York dirigía la empresa ferroviaria.

Tras largas horas de diálogo, fuertes presiones con la presencia del acorazado Nashville, cabildeos y ocho mil dólares por concepto de mantenimiento y transporte, el coronel colombiano Eliseo Torres partió de vuelta con sus hombres en el barco Orinoco, según reflejaron algunos textos de la época.

Fue entonces, el 5 de noviembre de 1903, cuando el miembro de la Junta Revolucionaria de Colón, Juan Antonio Henríquez, envió hacia la capital un telegrama que decía: "Sólo ahora, 7:30 p.m., puede decirse que la independencia de Panamá está asegurada".

LA BANDERA MÁS SIMÉTRICA DEL MUNDO

Con esta frase, el fallecido presidente de la Comisión Nacional de los Símbolos Patrios, Luis De Ycaza, intentó no solo exponer el error de reproducir las banderas sin seguir los parámetros correctos, sino también la forma rectangular a tres colores (azul, rojo y blanco) y dos estrellas que distingue a la panameña.

Según el experto en vexilología (ciencia que estudia las banderas), Vladimir Berrío-Lemm, la original poseía el cuadrante azul en la parte superior izquierda, en una zona llamada cantón de honor. Sin embargo, este color representaba al partido conservador, razón por la que posteriormente se realizó la reversión de la bandera, quedando el cuadrante blanco con la estrella azul en esa posición, como muestra hoy este símbolo patrio.

Creada en 1903 por el artista Manuel E. Amador, hijo del primer presidente de la República, Manuel Amador Guerrero, el lienzo tricolor asume el rojo y azul en representación de los partidos Liberal y Conservador, respectivamente, en tanto el blanco simboliza la paz a la cual llegaban ambas organizaciones políticas.

Las estrellas, por su parte, señalan la rectitud, fuerza y autoridad que caracterizan el desarrollo del país.

Compuesta por cuatro cuadros: dos blancos, uno rojo y otro azul, la primera bandera panameña nació de las manos de María Ossa de Amador, esposa del entonces mandatario.

Aunque el 20 de diciembre de 1903 fue bautizada, no fue hasta 1924 que surge la iniciativa de consagrar el 4 de noviembre para honrar la bandera nacional, y en 1941 se ratificó la adopción de este símbolo.

Según el intelectual Alfredo Castillero, "con sus estrellas por guía, Panamá ha sorprendido al mundo con su progreso y ha visto consolidar su posición internacional.

"El azul de sus mares al besarse en este suelo ha traído a nuestras costas la civilización universal y el rojo de la sangre no se derrama ya en la lucha fratricida, sino que se transforma en energía para impulsar el adelanto de la patria en todos los órdenes de la vida. Y esto bajo la égida de la concordia que está representada en el color blanco.

PRIMER GRITO DE INDEPENDENCIA

Históricamente no está comprobado que Rufina Alfaro encabezó el alzamiento popular, pero los habitantes de la central villa de Los Santos consideran que ella simboliza el valor y la fortaleza de los panameños durante la gesta iniciada el 10 de noviembre de 1821 con el primer Grito de Independencia.

A este hecho se sumaron otros en varios puntos del territorio nacional: Parita, Las Tablas, Penonomé, Ocú, Natá de los Caballeros, San Francisco de Veraguas y Alanje en Chiriquí, que derivaron después en la Independencia de Panamá de la corona española, el 28 de noviembre de 1821.

El abuso continuo de las autoridades, la grave situación económica, la declaración de independencia de Estados Unidos y la Revolución Francesa, fueron algunos de los hitos que abonaron los deseos de libertad de los santeños, liderados por Segundo Villarreal. Pero la real motivación surgió de la fragilidad del gobierno colonial, pues Juan de la Cruz Mourgeon y Achet encargó su jefatura al panameño José de Fábrega, quien formó parte de las ideas independentistas de su pueblo, refieren historiadores.

Deseoso de ascender a virrey, De la Cruz Mourgeon y Achet aceptó la propuesta de la Corona Española y realizó un viaje a Ecuador el 22 octubre de 1821, con el propósito de recuperar el control de varias colonias sublevadas.

En su ausencia asumió Fábrega el mando del gobierno del Istmo, que en ese momento se desempeñaba como gobernador de Veraguas. Cansados del sometimiento de los españoles, un grupo de hombres liderados por Julián Chávez, José María de los Ríos, José Antonio Moreno, Salvador Castillo, José Antonio José Catalino Ruíz, Manuel José Hernández y Pedro Hernández, irrumpieron en el cuartel de la guarnición española al amanecer del 10 de Noviembre y se apoderaron de sus instalaciones.

Cuenta la historia que la joven Rufina Alfaro, quien era cocinera del lugar, trasladó a los compatriotas la información de que el Istmo de Panamá quedaría con una cantidad mínima de soldados debido a la incursión militar a Ecuador, por lo que esa sería la ocasión perfecta para iniciar la gesta independentista.

Al entrarse el Libertador Simón Bolívar de este primer acto emancipador de Panamá, llamó a la Villa de Los Santos la "Ciudad Heroica", de ahí el nombre de "La Heroica Villa de Los Santos" con el que también se le conoce a este histórico lugar.

*Corresponsal de Prensa Latina en Panamá.


Descarga la aplicación

en google play en google play