Escúchenos en línea

Zona panameña Libre de Colón también en caída libre

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 6 de Noviembre de 2015 a las 10:40

El paulatino retroceso económico de la Zona Libre de Colón (ZLC), a pesar de la privilegiada posición geográfica en la entrada atlántica del Canal de Panamá, pudiera indicar el final de una coyuntura continental que permitió su crecimiento vertiginoso.

El cuadro estadístico demuestra la regresión: en 2013 comenzó la caída de los ingresos con el 10,9 por ciento menos que 2012, a su vez el año pasado se redujo en 12,3 y en el presente podrán cerrar con un déficit aún superior, según pronósticos, que no augura recuperación en el venidero.

"Es una zona libre con dos realidades, el mundo de las multinacionales y el mundo de las empresas tradicionales que se instalaron aquí hace 67 años", declaró a la prensa Surse Pierpoint, gerente general de la ZLC.

Y es que en estos momentos de crisis, la transnacional china de las telecomunicaciones Huawei abrió allí un amplio centro de distribución, cuya próxima ampliación fue anunciada durante la apertura, lo que confirma las apreciaciones de Pierpoint.

En contraposición, una cifra oficialmente aún no revelada de empresas cerraron sus puertas en el enclave este año, lo que dejó cesantes a varios miles de trabajadores y otras amenazan igualmente abandonar la ZLC, por considerar insostenible los gastos de operaciones frente a los mermados ingresos.

Para las firmas instaladas en el lugar, un primer problema son las tasas impositivas que desde 2010 deben pagar y que en su opinión superan las de otra zona franca panameña, ubicada en la ribera sur, conocida como Panamá Pacífico, erigida sobre las instalaciones de la antigua base militar estadounidense de Howard.

Así lo aseveró Giovanni Ferrari, vicepresidente de la Asociación de Usuarios de la ZLC, quien en una reciente protesta que concentró en el lugar a más de dos mil empresarios y trabajadores, arengó a sus colegas para exigir atención del Gobierno e invitó a los habitantes de Colón a sumarse para defender el empleo.

Casi simultáneamente al reclamo, el presidente panameño Juan Carlos Varela respondió que con prioridad se verá la iniciativa Colón Puerto Libre, lo que comprende ampliar a 16 calles de la ciudad contigua iguales beneficios arancelarios e impositivos para la venta minorista, e incluye la remodelación urbana.

Solo después podrían analizar la nueva Ley para la Zona Libre y posteriormente el tema tributario, aseveró el mandatario, quien personalmente estuvo en los inicios de la reconstrucción de la olvidada urbe, antaño conocida como "La Tacita de Oro".

Por su parte Manuel Grimaldo, viceministro de Comercio Interior e Industrias, declaró a Prensa Latina que la ZLC está "en terapia intensiva", al referirse a la crisis, la cual dijo cuenta con la atención del Gobierno, pero consideró que hay un problema de mercados.

Hay que diversificar los destinos de las mercancías, buscar otros nuevos, solo así no se verán tan perjudicados cuando les fallan algunos; en mi opinión, hay un problema de mercado, reiteró.

El economista y académico Juan Jované, en un reciente artículo que tituló "La Zona Libre en su laberinto", rechazó las hipótesis del Gobierno y de los empresarios acerca de las causas esenciales del problema, e introdujo una lectura a la coyuntura económica mundial para comprender la situación.

"Si se observa la estructura del valor de la importaciones de la ZLC, enseguida salta a la vista que durante 2011, el 74,6 por ciento del mismo se originó en los países asiáticos, principalmente en China, que representó el 35,8 por ciento de dicho total", señaló.

"Por su parte, si se analiza el valor de las reexportaciones en ese mismo año, queda claro el destino de este flujo de mercancías, el cual se destinó en 92,4 por ciento a los mercados de América Latina y el Caribe", refirió.

Y Jované analizó que "se puede concluir que la ZLC juega un papel logístico que tiene que ver con la producción de bienes provenientes principalmente de Asia y que son realizados como mercancías en América Latina y el Caribe".

Si hay desaceleración en China y contracción de la economía regional, al punto que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) pronostica este año un decrecimiento regional de 0,3 por ciento, es lógico que sus efectos se sientan con fuerza en Colón.

ZLC, ¿UN MODELO AGOTADO?

El papel intermediario de las empresas importadoras-exportadoras de la ZLC fue desde 1948 un mecanismo efectivo que facilitó a la región acceder fácilmente a productos de la lejana Asia, a precios competitivos con cortos tiempos de entrega, y cabe preguntarse si aún es válido el método.

Son tiempos del B2B (Business to Business), plataforma automatizada en línea que permite conectar clientes y productores en tiempo real, e incluso ofrece total seguridad de transacciones comerciales, pues se crea una comunidad con relaciones directas, lo que evita suspicacias y posibles fraudes.

Igualmente proliferan los parques industriales asociados a las zonas francas, donde las fábricas se acercan a sus destinos, además de utilizar fuerza de trabajo y materias primas locales, en tanto se importa solo tecnología y el conocimiento.

La ZLC es un conglomerado de almacenes y muestrarios de mercaderías fabricadas allende los mares, en su mayoría procedentes de la lejana China, con los gravámenes del transporte y los márgenes comerciales, además de los peligros de su calidad por la doble manipulación, sin valor agregado.

Actualmente hay un cambio de ciclo económico caracterizado por exceso de liquidez, caída de la demanda, menor capacidad de los países emergentes para absorber los impactos externos, desaceleración de China, crecimiento de los activos financieros por encima de la economía real y cambio de signo en los flujos de capitales hacia la región, según Cepal.

Latinoamérica y el Caribe "está en una encrucijada: o sigue en el actual camino restringido por el contexto global, o se compromete por una inserción internacional más activa que privilegie la política industrial, la diversificación, la facilitación del comercio y la integración intrarregional", recalcó el organismo.

Ante la actual situación, se impone modernizar el proyecto que creó la ZLC para evitar que sucumba, o como más ambiciosamente lo propone Jované: "Hace falta, entonces, repensar todo el estilo de desarrollo del país, contando, a la vez, con un verdadero plan de desarrollo para la provincia de Colón".

*Corresponsal de Prensa Latina en Panamá.


Descarga la aplicación

en google play en google play