Escúchenos en línea

Fiscalía impulsa recurso en Guatemala por crimen en Cumbre de Alaska

Ciudad Guatemala. Agencia PL. | 12 de Noviembre de 2015 a las 15:49

El Ministerio Público (MP) de Guatemala impulsa actualmente un recurso de casación contra los nueve militares que asesinaron a seis campesinos e hirieron a 38 personas durante una manifestación en Cumbre de Alaska, departamento suroccidental de Totonicapán.

El petitorio interpuesto por la Fiscalía ante la Cámara Penal de la Corte Suprema de Justicia pretende que los culpables de esos crímenes sean procesados por el delito de ejecución extrajudicial debido a su actuación contra los participantes en las protestas convocadas por líderes indígenas de la zona el 4 de octubre del 2012.

Con antelación la titular del Juzgado de Mayor Riesgo A, Carol Patricia Flores, cambió ese delito por el de homicidio en estado de emoción violenta a pesar de las pruebas presentadas contra los militares que reprimieron entonces a los manifestantes organizados de los 48 cantones o municipios de Totonicapán.

Estas protestas eran contra el incremento desmesurado del precio de la energía eléctrica, contra la eliminación de la carrera del magisterio y las reformas constitucionales, coinciden organizaciones de la Marcha Indígena, Campesina y Popular.

Lo que sucedió hace poco más de tres años en el kilómetro 170 de la carretera panamericana fue una masacre realizada por el Ejército, no puede ser calificada de otra forma, aseguran.

Acorde con esa visión la Corte de Constitucionalidad amparó al MP ante una demanda interpuesta luego del fallo del Juzgado de Mayor Riesgo A y ordenó a la jueza emitir una nueva sentencia mejor fundamentada.

El intento del MP ahora es el último recurso legal al que puede apelar para lograr un juicio por ejecución contra quienes tiñeron con sangre de pueblo la protesta pacífica en Cumbre de Alaska, a juicio de testigos de aquellos hechos.

"Seis muertos y 38 heridos fue el saldo de aquel acto de terrorismo de Estado que después se ha tratado de minimizar diciendo que fue una desgraciada circunstancia no premeditada", afirma el sociólogo y profesor universitario guatemalteco Carlos Figueroa y asegura que pese a ese acto de violencia el Gobierno nunca logró acallar a la sociedad civil autónoma, demandante y organizada de Totonicapán.


Descarga la aplicación

en google play en google play