Escúchenos en línea

Cárcel de lujo en Guatemala para acusados por corrupción

Ciudad Guatemala. PL. | 22 de Noviembre de 2015 a las 15:45

Módulos pintados, pisos de colores, cancha de fútbol, y señal abierta para comunicarse por celulares son bondades de la cárcel militar Mariscal Zavala de Guatemala, en la cual está recluido el expresidente Otto Pérez Molina.

Casi medio millón de quetzales, cerca de 194 mil dólares, costó remodelar el centro penitenciario a donde fueron a parar 90 privados de libertad por vínculos con actos de corrupción de alto impacto, entre ellos el exmandatario, el extitular del Congreso Pedro Muadi y otros exfuncionarios (2012-2015).

Sin embargo, la Mariscal Zavala incumple con uno de los requisitos básicos de los protocolos de seguridad de este tipo de instalaciones: mantener bloqueada la señal de la telefonía celular, aunque en la entrada exhibe un rótulo que prohíbe usar esa tecnología en esos predios.

"Será responsabilidad de las telefónicas" bloquear la señal para limitar el acceso de los internos a esa vía de comunicación con el exterior, afirmó el portavoz del Sistema Penitenciario, Rudy Esquivel, en el contexto de un recorrido ofrecido a los periodistas por el recinto.

Durante la visita pudo disfrutarse de las áreas al aire libre de la prisión, ubicada en la Zona 17 de Ciudad Guatemala, que cuenta con módulos conformados por block y barrotes, amplios espacios en torno a estos, galeras con sillas para visitantes, y parqueos bien organizados para familiares y amigos de los internos.

A este estacionamiento puede llegarse a través de la entrada principal de la prisión o por un nuevo acceso habilitado por la colonia Acatán de la Zona 16.

Otro factor preocupante en cuanto a la seguridad es la delgada malla de alambre que rodea las instalaciones, que incluyen 114 celdas para quienes enfrentan prisión preventiva y otras para hombres y mujeres pendientes de comparecer en primera declaración ante un juez.

Guardias de andar distendido prevalecen en el lugar, donde se pretende mantener a los detenidos cuyas vidas presuntamente correrían riesgo en las pequeñas celdas de la Torre de Tribunales, de acuerdo con el viceministro de Gobernación, Elmer Sosa.

El traslado de Pérez Molina y de otros miembros de su administración a la reacondicionada Mariscal Zavala generó controversia en Guatemala, donde el hacinamiento en los centros carcelarios ronda 280 por ciento, según el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales.

Un estudio de la institución reflejó que 45 por ciento de las 22 prisiones del país, con espacio para apenas seis mil 412 internos y donde convivían hasta julio de 2014 unos 19 mil 628, acumula más de 30 años y sólo ocho por ciento tiene menos de 10.


Descarga la aplicación

en google play en google play