Escúchenos en línea

Guatemala apuesta por reducir al 5 por ciento la desnutrición crónica en 2030

Ciudad de Guatemala. EFE. | 28 de Noviembre de 2015 a las 15:00

La mitad de los dos millones de niños menores de cinco años que hay en Guatemala sufre desnutrición crónica, pero con la continuidad del Pacto Hambre Cero se espera disminuir esa cifra al 5 % para 2030.

En una entrevista a Efe, el titular de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan), Germán González, evaluó los resultados del Pacto Hambre Cero que comenzó en 2012 y subrayó que "Guatemala no se merece tener un millón de niños con desnutrición crónica".

Durante 15 años, entre 1986 y 2001, no hubo ningún programa destinado a combatir este flagelo y en ese periodo apenas se redujo en un 1,3 % ese tipo de desnutrición, al pasar del 51,1 al 49,8 %.

Sin embargo, desde 2008, cuando se implementó la Política de Seguridad Alimentaria y Nutricional, la situación ha cambiando, pero "aún sigue siendo grave".

Unos de los programas insignias del Pacto Hambre Cero es la Ventana de los Mil Días, en la que se incluye la promoción de la lactancia materna, mejoras en la alimentación, entrega de vitaminas y micronutrientes, vacunación, apoyo a la agricultura familiar y, sobre todo, prevención.

González manifestó que si el Estado, con el respaldo del sector privado y de toda la sociedad, continúa implementando esta estrategia global, la prevalencia de la desnutrición crónica, que no mata pero sí puede dejar a los niños con un subdesarrollo perpetuo, puede ser menor en 2030.

En el IV Censo de Talla Nacional, realizado el pasado julio con el apoyo financiero de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), el 37,6 % de los 385.370 escolares entre 6 y 9 años con 11 meses ya tenían desnutrición crónica.

"Ya se está reduciendo, pero todavía no es suficiente y hay que implementar servicios públicos en el cien por cien de los territorios rurales del país", donde hay una mayor prevalencia, agregó.

Para ello, precisó, hay que instalar más puntos sanitarios para prevenir la desnutrición crónica, fomentar que los padres sigan con mejores prácticas alimentarias y continuar con la extensión agrícola.

No obstante, González resaltó que la situación ha mejorado.

Antes de 2008 ningún Gobierno se preocupó por impulsar programas de lucha contra la desnutrición crónica, incluso, dijo, los que dirige en la actualidad el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), como los de Mi Bolsa o Mi Bono Seguro, son para paliar la pobreza.

También el Programa de Fertilizantes del Ministerio de Agricultura "no ha tenido ningún impacto en 15 años y esos recursos, que superan los 500 millones de quetzales anuales (65,61 millones de dólares), se deben dar a otro, como la Ventana de los Mil Días", afirmó.

Guatemala destina cada año unos 5.700 millones de quetzales (748 millones de dólares) para luchar contra la desnutrición y en lo que va de 2015 ya utilizó el 55 por ciento.

González consideró que para reducir al 5 por ciento la desnutrición crónica en 2030, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, se deben duplicar los recursos y los esfuerzos públicos y privados.

A su juicio, uno de los obstáculos que existen en el país para desarrollar los programas es la falta de recursos o la mala orientación de los que se tienen.

"Los guatemaltecos tenemos que aprender a tomar prioridades y trabajar de manera conjunta para resolver uno a uno los problemas, estamos viendo que este programa de seguridad alimentaria y nutricional está dando resultados y lo lógico es que continuemos esta política por otros diez años", indicó.

En opinión del secretario de la Sesan, Guatemala ya se está adelantando a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

"Creemos que, si se sigue implementando la política de seguridad alimentaria y nutricional, en 15 o 20 años podríamos resolver los problemas de la desnutrición crónica", avanzó, pero "debe haber más inversión y compromiso de todos los sectores".

Aseguró que los casos de desnutrición aguda también se han reducido en Guatemala.

Entre el 1 de enero y el 14 de noviembre de este año se registraron 12.581 casos, frente a los 14.257 del mismo periodo de 2014, mientras que las muertes pasaron de 137 en 2014 a 131 en 2015.

"Debemos trabajar como nación para revertir esos procesos de la desnutrición y tener desarrollo porque Guatemala no se merece tener unos datos como éstos y más una población con desnutrición", concluyó.


Descarga la aplicación

en google play en google play