Escúchenos en línea

Colom y Pérez Molina a segunda vuelta en Guatemala

MiPunto.com. Desde ciudad Guatemala. | 9 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El socialdemócrata Álvaro Colom y el derechista Otto Pérez Molina se encaminaban el lunes hacia la segunda vuelta de la elección presidencial de Guatemala, de acuerdo con diferentes sondeos y con el 25% de los votos escrutados. Los primeros datos oficiales de las elecciones colocan a la cabeza al general retirado Pérez Molina, del Partido Patriota, seguido por Colom, de la Unidad Nacional de la Esperanza, aunque será necesaria una segunda vuelta. De acuerdo con un informe del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Pérez Molina tiene 201 mil 766 votos, lo que significa el 26.2%, en tanto que Colom llega a 177 mil 023, para el 22.99%, cuando se han escrutado el 24% de las mesas. En tercer lugar está Alejandro Giammattei, de la gubernamental Gran Alianza Nacional, con 171 mil 497 sufragios a su favor, para un 22.27%. La cuarta posición la ocupa Eduardo Suger, del Centro de Acción Social, quien alcanza 95 mil 738 boletas, que representan el 12.43% de los votos escrutados. Asimismo, el Frente Republicano Guatemalteco (FRG, de Ríos Montt) se ubica en el quinto escaño con un 5.02%; Encuentro por Guatemala (EG, de Rigoberta Menchú) con 2.81%; le sigue el Partido Unionista (PU) con 2.44%. El resto de partidos no suma más de un 2%. Los datos corresponden a un total de 822 mil 679 sufragios contados, de los cuales hay casi 20 mil en blanco y 32 mil 500 nulos, que hacen el 24.06% de las Juntas Receptoras de Votos. Una encuesta a boca de urna realizada por el diario El Periódico daba a Colom un 36.09% de los sufragios, seguido por Pérez Molina con el 29.16%. Por su parte la cadena televisiva Guatevisión adjudicó un 39,7% de votos al socialdemócrata y un 33,2% al candidato derechista. Ellos dos protagonizarían la segunda vuelta, prevista para el 4 de noviembre, mientras que la candidata indígena y premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, se hundió en un sexto sitio de la votación, según los sondeos. Datos extraoficiales hablaron de un 60% de participación entre los seis millones de guatemaltecos habilitados para elegir presidente, vicepresidente, 158 diputados al Congreso y 332 corporaciones municipales. El presidente del TSE, Óscar Bolaños, dijo a las prensa local que a mediodía la participación había alcanzado el 53 por ciento. Desde meses antes de las elecciones, la carrera electoral estuvo salpicada de sangre con el asesinato de 50 políticos y activistas, pero la jornada electoral transcurrió en relativa calma bajo la vigilancia de 18.500 policías y militares. Los asesinatos fueron relacionados con el narcotráfico y con grupos armados similares a los de la violenta guerra civil (1960-1996) entre izquierdistas y fuerzas de seguridad. Pero no sólo los crímenes políticos azotan Guatemala. El año pasado la pequeña nación tuvo una de las tasas más altas de asesinatos per cápita del mundo, mientras las pandillas toman el control de barrios enteros en varias ciudades. Con su discurso de "mano dura" contra la delincuencia, Pérez Molina, un ex jefe de inteligencia militar que también comandó tropas en la guerra civil y hoy se proclama el "general de la paz", avanzó en los sondeos previos a los comicios. Guatemala está tan dividida que hasta un matrimonio que lleva medio siglo casado iba a votar por distintos candidatos. "Yo voy a votar por Pérez Molina porque hay mucha delincuencia y él es militar y tiene entrenamiento para poner seguridad", dijo Angélika, una maestra retirada de 71 años que vive en un barrio popular de la capital. Pero su esposo Daniel, un ex funcionario de 73 años, la interrumpió. "Ya estamos cansados de Gobiernos militares, por eso se ha rezagado Guatemala", sostuvo. Desde los caseríos en la sierra donde los indígenas tardan horas en llegar a las urnas, pasando por la jungla con pirámides de la civilización maya, hasta las costas del Pacífico y el Caribe, muchos guatemaltecos salieron a votar el domingo. La votación transcurrió con normalidad y con apenas algunos incidentes aislados, ante lo cual el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, envió felicitaciones. "El escrutinio y la transmisión de resultados se tendrá que seguir dentro del mismo ambiente pacífico, de tolerancia y de respeto a la legalidad que hoy ha prevalecido en territorio guatemalteco, motivo por el cual la OEA y su secretario general quieren felicitar al pueblo y las autoridades guatemaltecas", afirmó el jefe de la misión de observación del organismo, el peruano Diego García-Sayán. En el mismo sentido se manifestó el jefe de la misión de observadores de la Unión Europea, el alemán Wolfgang Kreissl-Dörfler, quien aseguró a la AFP: "Estoy muy contento con todo este proceso y con la organización de las mesas debido a la complejidad de como está organizado el proceso electoral". Más de 30.000 miembros de las fuerzas de seguridad se encargaron de garantizar que no se produjeran disturbios en esta sexta elección de la joven democracia guatemalteca, en particular en más de un centenar de municipios considerados problemáticos del país. La población se volcó a las mesas a pesar de las lluvias que incluso provocaron algunos deslaves. Para el indígena quiché Alfredo Lopez, de 46 años, que salió de su casa antes de las 6 de la mañana, es una "gran alegría" participar en la "gran fiesta de las elecciones". "Antes era completamente triste y muchos preferían no venir y los que lo hacían veníamos con miedo. Ahora ha habido un cambio en la vida y ojalá que esto siga", dijo tras depositar su voto en San Pedro Jocopilas, en el Departamento de Quiché, uno de los más castigados por la guerra civil (1960-1996). La nota la pusieron pobladores de la aldea El Serinal, en el oriente de la capital, que quemaron las urnas con cientos de papeletas alegando fraude, obligando a las fuerzas de seguridad a intervenir con gases lacrimógenos para disuadir a los manifestantes, informó el Tribunal Supremo Electoral. "Estamos coordinando acciones con la Policía y con el Ejército para evitar ese tipo de problemas de violencia, hacemos un llamado a toda la ciudadanía porque la participación en toda la jornada ha sido ejemplar", dijo el magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Raymundo Cas. En total, 14 candidatos aspiraban a la presidencia al cabo de una campaña electoral marcada por la violencia, en la que fueron asesinadas medio centenar de personas entre candidatos, activistas y simpatizantes.

Descarga la aplicación

en google play en google play