Escúchenos en línea

Teatro infantil La Colmenita, otro panal de sueños en El Salvador

San Salvador. Por Odalys Troya/PL. | 2 de Diciembre de 2015 a las 16:06

Luego de intensos días de trabajo con el propósito de que la compañía de teatro infantil La Colmenita tenga su panal también en El Salvador, Carlos Alberto Cremata manifestó sentirse satisfecho por los buenos augurios.

En entrevista con Prensa Latina, su fundador y director explicó que en esta nación centroamericana realizarán una función conjunta el 28 de enero, el día del natalicio del Héroe Nacional cubano, José Martí, y en el contexto de los actos conmemorativos por los Acuerdos de Paz.

Las funciones se presentarán en el Teatro Nacional de esta capital, y en los de Santa y de San Miguel, precisó.

Participarán miembros de La Colmenita cubana y de la futura Colmenita salvadoreña, visualizados ahora en los integrantes del Coro Presidencial con el apoyo de la Escuela Nacional de Danza y niños del poblado El Mozote, departamento de Morazán, puntualizó.

Este es el primer paso para echar a andar el proyecto en El Salvador y a partir de ahí vamos a intentar capacitar a voluntarios salvadoreños que puedan empezar a compartir esta forma de hacer de La Colmenita cubana.

Podrán integrarla niños de edades entre cinco y 15 años y ponerlos a contagiarse de valores con el pretexto del teatro, la danza y la música, enfatizó Cremata.

La idea de poner en práctica aquí el proyecto es del presidente del país, Salvador Sánchez Cerén, quien antes de ocupar ese cargo, cuando era ministro de Educación ad honorem en el gobierno anterior visitó Cuba, narró.

Recordó que en una visita, se apareció en La Colmenita con mucha humildad y les planteó que uno de sus sueños como titular de Educación era compartir esa forma de hacer entre los educandos y educadores salvadoreños.

Ahora como presidente mantiene esa idea como parte de sus planes, en especial en los relacionados con la seguridad que contiene iniciativas de prevención de la violencia a través de la educación.

"En su primera visita como presidente a Cuba, Sánchez Cerén, va directo del aeropuerto al teatro de La Colmenita a presenciar una obra", contó al tiempo que expresó sentirse muy impresionado con esta deferencia.

"Es un gesto muy hermoso que un presidente visite un país y empiece por su cultura defendida por sus niños", subrayó.

En ese momento nos invitó a El Salvador y ahora estamos en ese proceso de diagnóstico con varios maestros cubanos de La Colmenita.

Al llegar al país, los invitó también al Festival del Buen vivir que realiza los sábados al unísono de su Programa Gobernando con la Gente, esta vez en Cojutepeque, departamento de Cuscatlán, donde abordó importantes proyectos presidenciales como los relacionados para garantizar seguridad, detalló.

Dentro de ellos, dijo Cremata, el jefe de Estado subrayó que uno de los planes más lindos de la presidencia es instaurar esa forma cubana de teatro infantil que se llama La Colmenita porque ayudaría a la formación de valores en el niño salvadoreño.

La idea de poner en práctica aquí La Colmenita cuenta con todo el apoyo gubernamental y está en manos de la Secretaría de Cultura de la Presidencia, e incluso con el financiamiento aportado por la cancillería de este país, al tiempo que es regido y fiscalizado por el presidente y el secretario de Cultura, Ramón Rivas.

"Nunca hemos tenido tanto apoyo, solo nos falta lo que consideramos lo más sencillo: reunir a los niños y decirles vamos a empezar a jugar", expresó.

Aseguró que "eso es como una bola de nieve que no hay quien la detenga porque empieza el niño a embullarse, la familia a embullarse el triple, empiezan los maestros a colaborar, y empieza todo el mundo a enamorarse de un proyecto y a crear una pandilla gigante que crece y crece de familias unidas a través del arte."

"Están todas las condiciones creadas para hacer una maravilla" afirmó Cremata a Prensa Latina, antes de su regreso a Cuba.

Durante su estancia en El Salvador, los maestros de La Colmenita visitaron varias ciudades y poblados, entre ellos El Mozote cuyas familias están marcadas por una de las más sangrientas masacres perpetradas por el ejército durante el conflicto armado (1980-1992).

La Colmenita no se dedica a formar artistas, pues es un espacio donde van los niños cuando terminan sus deberes escolares a utilizar el tiempo libre en función de la cultura, pero sobre todo en el contagio de valores humanos, sostiene Cremata.

Subrayó que cada día en su quehacer los guía una frase del apóstol cubano José Martí: "Los niños debían juntarse una vez por lo menos a la semana, para ver a quien podían hacer algún bien."

La Colmenita nominada Embajadora de Buena Voluntad por el Fondo de Naciones Unidas, tiene pares dentro de Cuba, México, Nicaragua, Venezuela, Argentina, España y Canadá.

Entre sus grandes obras sobresalen Ajiaco de Sueños y Travesía Mágica, montadas en inglés y español, así como El Mundo al Revés, Blancanieves y los Siete Enanitos entre otras presentadas en diversos escenarios como Estados Unidos, Bangladesh y muchos más.


Descarga la aplicación

en google play en google play