Escúchenos en línea

Ex coronel primo de Torrijos recuerda «sadismo» de Noriega

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Panamá. | 13 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El gobierno del ex general Manuel Antonio Noriega únicamente constituyó "represión, violencia sádica y corrupción", dijo el actual embajador de Panamá en Perú y entonces coronel de las Fuerzas Armadas, Roberto Díaz Herrera. "Yo mismo me revolví de repugnancia ante las cosas que hacía (Noriega) al frente de las Fuerzas de Defensa", el antiguo ejército con el que gobernó de facto el país entre 1983 y 1989, recordó Díaz Herrera en una entrevista con Acan-Efe durante una visita que concluyó esta semana a Panamá. Fue este coronel ahora reconvertido a abogado y diplomático quien hizo en 1987 unas declaraciones en contra de Noriega que levantaron la revuelta popular antimilitarista que desencadenó en 1989 la invasión estadounidense de Panamá. "Muchos otros se rebelaron y terminaron peor que yo, que fui el primero. Yo no debería estar vivo", subrayó, y recordó los levantamientos del coronel Leonidas Macías, torturado y encarcelado, y del mayor Moisés Giroldi, ejecutado. Díaz Herrera acusó a Noriega públicamente del asesinato del médico opositor Hugo Spadafora, de lucrarse con la inmigración ilegal, de narcotráfico y de fraude electoral, entre otros delitos, cuando todavía ostentaba el poder. "La vergüenza que me queda es que no lo denuncié antes", dijo. Según Díaz Herrera, que se decidió a recordar el pasado "como un hecho de justicia histórica", él mismo intentó organizar un levantamiento contra Noriega con el apoyo del Comando Sur, que ya no le reconocía liderazgo aun siendo "un agente de la CIA" (Agencia Central de Inteligencia estadounidense). "Yo quise dar un golpe, pero me dijeron que yo ya estaba fuera, que no podría hacerme con el control de las armas, y no me quedó más que amotinarme", relató el actual embajador panameño en Lima. Noriega se encuentra en Estados Unidos, después de haber cumplido diecisiete años de cárcel por narcotráfico, a la espera de que la Justicia y el gobierno de ese país decidan si lo extraditan a Francia, donde ha sido juzgado y condenado por lavado de dinero. En caso de que fuera extraditado a Panamá, donde también se le reclama, según Díaz Herrera no supondría ningún peligro para el país porque Noriega "ya es un prisionero en sus propios laberintos" que no tiene adeptos, sino "cómplices".. "El norieguismo no existe, por eso no hay que tenerle miedo", enfatizó. "Noriega es parte de la historia que no queremos recordar, entregó el Ejército al servicio del narcotráfico, hipotecó políticamente al PRD (Partido Revolucionario Democrático, actualmente en el poder) y se negó a cumplir con los compromisos de democracia adquiridos por (el general Omar) Torrijos", que ya había anunciado un "repliegue estratégico" cuando "lo murieron", consideró Díaz Herrera. Torrijos, cuya figura volvió a recordarse durante el aniversario celebrado este mes de los tratados que entregan a Panamá el control del canal interoceánico que cruza el país y que llevan su nombre, murió en 1981 en un accidente aéreo del que llegó a responsabilizarse al propio Noriega. Díaz Herrera, que se declara admirador de la figura del general Torrijos, quiso separar a éste de lo que fue Noriega. "Cuando Estados Unidos invadió Panamá, en diciembre de 1989, ya no quedaba nada del legado de Torrijos en los cuarteles", aseguró. Aunque aún tiene defensores por "distinciones o favores", Noriega "no merece ni un aplauso. Nunca tuvo un ideario y su única intención fue mantenerse en el poder", agregó. En cuanto a Torrijos, aunque reconoció el golpe de estado de 1968 como su "pecado original", recordó que "él mismo se llamaba dictador, pero con cariño" y lo identificó como "una figura vital e irrepetible" para la historia de Panamá. El actual presidente, Martín Torrijos, hijo del general, "tiene que defender la herencia de su padre", indicó. Aun así, este ex coronel justificó la desaparición de las Fuerzas de Defensa tras la invasión estadounidense, que desarticuló por completo el ejército tras detener a Noriega, porque "ya era un monstruo de muchas cabezas".

Descarga la aplicación

en google play en google play