Escúchenos en línea

El Salvador con alarmante índice de homicidios

Agencia AFP. Desde San Salvador. | 27 de Julio de 2006 a las 00:00
La muerte violenta de 1.873 salvadoreños de enero a junio, mantiene preocupados a los organismos humanitarios que claman por una política que abandone la represión y promueva la prevención en este país, uno de los más violentos de América Central con 10 homicidios diarios. "La epidemia sigue marcada por homicidios, sin que el Estado salga con políticas que puedan disminuir el fenómeno que enluta centenares de hogares en el país", declaró este miércoles a la prensa el director de asuntos penales de la Fundación de Estudios Salvadoreños para la Aplicación del Derecho (FESPAD), Nelsón Flores. El director del Instituto de Medicina Legal, Mario Alfredo Hernández, reveló que entre enero y junio último un total de 1.873 personas murieron en forma violenta, superando los 1.742 homicidios cometidos en el mismo período en el 2005. Del total de asesinatos, la capital San Salvador encabeza la lista con 676, le sigue el central departamento de La Libertad con 294 y Santa Ana, la segunda ciudad en importancia en el oeste del país con 209. La mayoría de los homicidios (1.499) fueron cometidos con arma de fuego. Con el fin de mantenerse en la impunidad, los victimarios eliminan en la mayoría de los casos a posibles testigos, que todavía no se pueden amparar en una ley de protección de testigos que aprobó en marzo pasado el Congreso. Para Flores, "lo más deplorable" del panorama de violencia es que en la mayoría de los homicidios "prevalece la impunidad" por cuanto las autoridades judiciales no investigan a los grupos de exterminio que están operando en el país. "Ya no podemos decir más lo preocupados que estamos, pero lo más grave es que tenemos un Estado, un gobierno que mejor se preocupa por tener tropa en Irak y no busca solucionar un alarmante problema nacional", declaró por su parte el coordinador de la Comisión de Derechos Humanos (CDHES) Miguel Montenegro. El Salvador, de escasos 20.742 km2 y 6,9 millones de habitantes y a pesar de tener más de 16.000 efectivos policiales, vive un incremento sostenido de la delincuencia tras el fin de una guerra civil de doce años en 1992, cuando fueron desmovilizados unos 7.800 guerrilleros y un poco más de 30.000 efectivos del ejército. Para afrontar la violencia delictiva y de las pandillas, el gobierno impulsó en 2003 la operación denominada "Mano dura" y a partir de 2004 la "Super mano dura", pero el pasado 13 de junio reorientó el esquema de seguridad pública y comenzó a aplicar el denominado "Plan Maestro de Seguridad", con el cual se desarrollan capturas selectivas de delincuentes. Para contener la violencia, la Asamblea Legislativa de El Salvador (Congreso) busca endurecer las leyes penales, en virtud de los múltiples crímenes, el accionar de sicarios y las extorsiones que en forma programada cometen pandilleros juveniles con pequeños comerciantes y empresarios de autobuses. La violencia mantiene preocupados a los obispos, aglutinados en La Conferencia Espiscopal de El Salvador (CEDES), que emitieron en fecha reciente la carta pastoral titulada "Detente al mal con el bien" en la que calificaron de "difícil" la situación que se vive por la violencia desatada por las pandillas juveniles.

Descarga la aplicación

en google play en google play