Escúchenos en línea

Pugna en Costa Rica por TLC irá más allá del referendo

MiPunto.com. Desde San José. | 20 de Septiembre de 2007 a las 00:00
La pugna que divide a los costarricenses por el tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos se prolongará después del referéndum del 7 de octubre, cuando el Congreso tenga que debatir un paquete de leyes complementarias. El opositor Partido Acción Ciudadana (PAC) advirtió que combatirá en el Congreso un paquete de 13 leyes complementarias al TLC, aun cuando el gobierno lograra imponerse en el referéndum de octubre. "El gobierno ha dicho que esas leyes no son parte del TLC, entonces nosotros no tenemos por qué apoyarlas aun cuando el Sí ganará en la consulta popular", declaró la jefa de la fracción legislativa del PAC, Elizabeth Fonseca. Entretanto, el ministro de la Presidencia, Rodrigo Arias, dijo que sin esas leyes complementarias "el TLC sería inútil y no llegaría a entrar en vigencia", pues forman parte de las condiciones que impuso Estados Unidos en la negociación. Entre las leyes complementarias figuran los polémicos proyectos de apertura de telecomunicaciones y seguros, que son rechazadas por los opositores al tratado. Costa Rica tiene plazo hasta marzo para aprobar el tratado y cumplir con los proyectos complementarios, de lo contrario quedaría fuera de lo negociado entre Estados Unidos y Centroamérica en 2004. Si el PAC utilizara a sus 17 diputados para combatir los proyectos, el plazo de marzo sería insuficiente para su aprobación, según expertos en temas legislativos, lo que significaría torpedear el controvertido tratado. La jefa del PAC dijo este jueves que hace tres meses le plantearon al gobierno de Arias negociar el tema de las leyes complementarias en el mismo sentido que el planteado ahora por el ministro de la Presidencia, pero que el gobierno rechazó la oferta. En tales condiciones, la eventual aprobación del tratado en el referéndum no significaría que la discusión, que hoy mantiene divididos a los costarricenses, quedaría zanjada, sino que se trasladaría nuevamente a la Asamblea Legislativa. Poco más de 2,6 millones de costarricenses podrán votar el domingo 7 de octubre para decidir sobre un tema que los mantiene divididos desde 2004, cuando Centroamérica concluyó su negociación con Estados Unidos. Aunque hasta ahora la campaña por el referendo ha transcurrido sin incidentes importantes, el clima de tensión creció en los últimos días, tras descubrirse un memorando del segundo vicepresidente de la República, Kevin Casas; y del diputado oficialista Fernando Sanchez, en el que llamaban a hacer uso de una campaña basada en el miedo. La campaña del Sí al TLC es dirigida por el propio presidente Arias, con el respaldo de los poderosos sectores exportadores, que financian una campaña mediática millonaria. El No está integrado por una gran variedad de sectores, incluyendo sindicatos, universidades públicas, grupos ecologistas, agricultores y estudiantes, que aseguran que la aprobación del tratado conllevaría desmantelar el Estado de bienestar que se impulsó desde mediados del siglo pasado. El referéndum será supervisado por observadores internacionales de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Centro Carter, así como organismos de la sociedad civil.

Descarga la aplicación

en google play en google play