Escúchenos en línea

Arzobispo salvadoreño denuncia proyectos mineros que envenenan el medio ambiente

Varias agencias. Desde San Salvador. | 23 de Septiembre de 2007 a las 00:00
La iglesia católica de El Salvador, arremetió este domingo contra la llamada "minería verde" que busca extraer oro y, para compensar el impacto en el medio ambiente, pretende ejecutar planes de reforestación. "Habría que tener en cuenta, que si bien la llamada minería verde probablemente pretende hacer reforestar zonas, y eso sería bueno, hay que tener en cuenta que el 98% del oro que se extrajese se lo llevan fuera y solamente queda el 1% para el Estado y otro 1% para el municipio (donde está la mina)", declaró en rueda de prensa el arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz. Tras oficiar la misa dominical en la céntrica catedral capitalina, Sáenz, advirtió que a pesar de la oferta de las compañías mineras "de todas maneras el 100% del cianuro que se produce en el país, aquí se queda en la tierra cuando se usa con el peligro de la posible contaminación". Ante la petición de diferentes organizaciones para que la iglesia les brinde su respaldo en la lucha contra la minería, el arzobispo recordó que la Conferencia Episcopal de El Salvador (CEDES) ya se pronunció sobre el tema. Diferentes organizaciones aglutinadas en la Mesa Nacional contra la Minería, en una serie de pronunciamientos han advertido que la actividad minera "supone un fuerte impacto" en el medio ambiente, con especial efecto en el agua y en los suelos, generando fenómenos como "la desertificación, la deforestación y la destrucción de ecosistemas". La Conferencia Episcopal de El Salvador se ha pronunciado en varias ocasiones contra la explotación minera que pretende hacer una empresa canadiense en el departamento norteño de Chalatenango, donde las comunidades también han protestado en numerosas oportunidades. Desde hace varios meses en los medios radiales salvadoreños se transmite una intensa campaña sobre grandes beneficios que dejan a los países la "minería verde", sin que se identifique al emisor de la misma. Según esa propaganda, países como Cuba, Venezuela y Bolivia han alcanzado grandes beneficios económicos con la explotación minera. Sáenz Lacalle dijo que "si bien la llamada minería verde pretende hacer reforestación en las zonas, que sería muy bueno", pero al hacer un balance de los beneficios son mucho mayores los daños. El rector de la Universidad Centroamericana (UCA), el jesuita José María Tojeira, expresó recientemente en el diario Co Latino, que la propaganda sobre la minería verde "presenta a las explotaciones mineras como una fuente de desarrollo sin ningún efecto secundario adverso al medio ambiente y a la salud de las personas". Agregó que en ello "hay evidentemente una mentira", ya que aunque los efectos pudiesen paliarse o reducirse, el medio ambiente posterior a la explotación minera "ya no es el mismo" y critica que en la propaganda se mencionen países con regímenes de izquierda para justificar hacerlo en El Salvador. "Nada más incorrecto que ese tipo de ecuación. Es como querer convencer a la población, que no quiere militares en el poder, que acepte a un candidato de esa condición sólo porque Chávez gobierna en Venezuela", manifiesta Tojeira. Señala que para aceptar la minería en El Salvador se deben analizar las condiciones del país, que son distintas a las de las naciones que menciona la propaganda, tanto en extensión territorial como en densidad poblacional. En ese sentido, Tojeira explica que El Salvador es el más pequeño país del continente americano y mayormente poblado, por lo cual es muy vulnerable a cualquier tipo de contaminación, cuando ya existe un grave deterioro por la desforestación y el deterioro de suelos y aguas y "para colmo con una ley de medio ambiente insuficiente".

Descarga la aplicación

en google play en google play